Un matrimonio nos cuenta cómo lograron salvar su relación

Un matrimonio nos cuenta cómo lograron salvar su relación

La conversión es un proceso doloroso, pues comienza por observar todo el pecado que se ha cometido. Después se puede ver cómo Dios perdona cada detalle de tus acciones, para finalizar se siente una paz y se vive día a día con y para Cristo.

Esta es la historia de Ary Caspeta Alemán. Ella era una persona “exitosa”, ganando un sueldo mucho mayor a sus colegas y teniendo bajo su control a quienes la rodeaban.

Ella aparentaba algo que no era frente a los demás, pero ella cometía violencia contra su esposo, lo manipulaba para obtener lo que deseara.

Cansado de tanto maltrato, su esposo la dejó, al poco tiempo ella perdió su trabajo y comenzó a depender monetariamente de su exesposo. Cayó en el alcohol, la ansiedad y desesperación.

Practicó el ocultismo y el tarot, pero no le funcionaba nada. Su psicólogo no pudo ayudarla en estos momentos difíciles, cuando ya no encontraba salida, acudió al Santísimo.

Desde entonces participó en grupos de oración y eventos de la parroquia. Encontró en el Señor la paz que buscaba. Dios lentamente reparaba su corazón.

Se consagró a la Virgen María, después su esposo la contactó y tras varias conversaciones de perdón y reconciliación, volvieron a estar juntos.

Al tiempo, su esposo se entregó a Dios, ahora son una pareja católica que busca apoyar a su parroquia con lo que puedan.

La conversión es larga y dolorosa, las buenas cosas valen la pena y la espera. El resultado es eterno y amoroso. Recemos por su matrimonio y del mundo entero.