¿Tienes miedos? Reza estas oraciones de Adviento

Una persona rezaba: “Hoy he visto tu cuna vacía, la he mirado y no estabas allí. Tendría que ser motivo de esperanza, pero me he sentido vacío. He recordado que te pedí llegar con mucha humildad a Navidad. Me has recordado mi nada. Va a ser lo único que podré darte esta Navidad. Mi nada que me cuesta. Te entregaré el dolor de no poder a veces aceptarla, el dolor que me provoca ser consciente de ella, tomar conciencia cada vez que interiormente me elevo creyéndome digno de amor humano o digno de ti. Tan vacío mi yo, como lo está hoy tu cuna. Quiero despertar para velarte, para estar contigo al pie de esta cuna vacía”.

Hoy me siento vacío y espero. Puedo darle a Dios mi nada. Lo que soy y sueño. Lo que pierdo y lo que poseo. Jesús me dice que volverá. Que llenará la cuna vacía de mi jardín, de mi alma.

El Adviento es el comienzo del Año Litúrgico, empieza el domingo más próximo al 30 de noviembre y termina el 24 de diciembre. Son los cuatro domingos anteriores a la Navidad y forma una unidad con la Navidad y la Epifanía.

El término «Adviento» viene del latín adventus, que significa venida, llegada. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. Con el Adviento comienza un nuevo año litúrgico en la Iglesia.

El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor.

Compartir