¿Solo pueden ser santos los sacerdotes o monjes?

Pregunta

Todos los santos que he visto son monjas o padres. ¿Es que solamente los padres o monjas pueden ser santos?

Respuesta

Aceptamos que hay predominio de «monjas y padres» en el santoral eclesiástico, el catálogo de santos canonizados. Sin embargo, desde la primitiva Iglesia, había laicos que están en el Santoral: los apóstoles y la inmensa mayoría de los mártires.

La santidad es para todos. El Catecismo en el número 2013 indica que: «”Todos los fieles, de cualquier estado o régimen de vida, son llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad” (LG 40). Todos son llamados a la santidad: “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mt 5,48)». 

Hay un proceso que se llama la «canonización» por el cual la Iglesia nos propone modelos a los que podemos imitar, pero no a todos los que mueren cumpliendo la voluntad de Dios se les sigue ese proceso.

Independientemente de lo anterior hay en la historia otros santos que no fueron monjes. Por ejemplo, madres de familia como Santa Mónica, madre de San Agustín; abogados como santo Tomás Moro; gobernantes como san Luis, rey de Francia; matrimonios como el de San Eugenio Balmori y Marina Francisca Cinta.

En algún tiempo se pensaba que las únicos que podían ser santos eran o curas o monjes, pero la llamada a la santidad es universal y la resaltó el Concilio Ecuménica Vaticano II, con un santo que en su memento se le acusaba de herejía por recordar este tipo de propuesta: San Josemaría.

Afirma San Josemaría en su libro de Camino  en el punto 755: «De que tú y yo nos portemos como Dios quiere —no lo olvides— dependen muchas cosas grandes.» Aquí está el secreto de la santidad. Así que ¡ánimo!, que es para todos.