SIERVO – Comentario a la 1a Lectura – 12 ENE 2020

Solemnidad de El Bautismo del Señor

el mayor servicio es ponerse en el lugar del otro

PALABRA.

Isaías 42, 1-4. 6-7. San Pablo, en la Carta a los Filipenses cap. 2 recoge la manera en que la primera comunidad cristiana leía este cántico de Isaías: Cristo, siendo el Hijo de Dios, tomó la condición de siervo o esclavo, pasando por uno de tantos. Jesús fue completamente humano, sin por eso dejar de ser completamente Dios. En términos teológicos se dice que el Verbo asumió la naturaleza humana, es decir, aceptó totalmente lo que significa ser, sentir, respirar, emocionarse, desear, imaginar, comer, moverse y pensar como humano.

Hace años se emitió por TV un show donde el jefe de una empresa se vestía como un empleado más, y se sometía a los mismos procedimientos que los demás, para descubrir cómo mejorar su negocio, y a la vez, mejorar la calidad del ambiente en que sus trabajadores realizaban su labor. A diferencia del «undercover CEO» o «jefe al encubierto», Cristo jamás dejará de ser humano.

Dios no tenía ninguna necesidad de «hacer la experiencia» de ser humano para «conocer» algo más, pues su sabiduría es infinita. Quienes ganamos somos los seres humanos, al descubrir la sabiduría de Dios en formato humano. No tenemos pretexto al pensar que Jesús tenía alguna ventaja por ser el hijo de Dios, pues humanamente hablando compartió todo igual que nosotros, menos el pecado.

MISTERIO. 

Entonces, si Jesús es santo ¿Por qué se bautizó? Si el bautismo de Juan es para el perdón se ofrecía a todos los que estaban arrepentidos de sus propios pecados… ¿Qué llevó a Jesús a ponerse «en la fila» de todos los pecadores? Porque el mayor obstáculo que nos impide recibir el perdón de Dios no son los pecados, sino la VERGÜENZA o «PUDOR» absurdo de que los demás nos vean ahí, en la fila de los que se confiesan. Cristo no cometió pecado, pero permitió que lo llamaran endemoniado, borracho, blasfemo, pecador y bandido, al ser incluso crucificado enmedio de dos ladrones.

Cristo se puso en el lugar de quienes son pecadores, y en el lugar de los inocentes calumniados e injustamente acusados. La tremenda compasión y empatía de Jesús, que es la misma compasión que se manifiesta en el Dios vivo YHWH en el Antiguo Testamento, al hacerse aliado de la humanidad, compartiendo ahora, en carne propia, su dolor y fragilidad, pero totalmente saturado del Espíritu Santo, para no sucumbir ante los azotes de la vida humana. Jesús se bautizó en el Jordán para ponerse totalmente en nuestro lugar, y desde ahí, guiarnos «hacia el otro lado del Jordán», hacia la tierra prometida de la libertad interior, la paz, la restauración, la misericordia y la sanación.

Es lo que celebramos en cada Eucaristía: el paso o la Pascua que nos libera. Fuimos bautizados en el nombre de Cristo para unirnos al pueblo nuevo que peregrina junto con el Maestro, que conoce lo que significa ser humanos, y nos puede tomar de la mano hacia la verdadera felicidad.

VIDA.

Jesús Siervo nos enseña que, para servir, necesitamos ponernos en el lugar del otro. ¡Qué lástima ver personas que maltratan a sus clientes, pacientes, socios o compañeros de trabajo! ¡Qué pena cuando en la familia se nos olvida pedir por favor y dar las gracias! ¡Qué triste, cuando nos hacemos insensibles y dejamos de ver a la cara y escuchar a quienes nos están ayudando en cualquier servicio o necesidad, aún cuando sea un trabajo remunerado! ¡Qué lamentable también, cuando quien presta un servicio como chofer se olvida que transporta personas, cuando el médico, el profesor, el constructor, olvidan que también atienden el bienestar de personas como él! El remedio para esa insensibilidad está en la capacidad de ponernos en el lugar del otro.

Señor, al contemplar tu humildad en el río Jordán te alabemos porque nos hablas, sin palabras confirmándonos que verdaderamente eres Emmanuel «Dios con nosotros»; que las aguas sencillas y puras de nuestro bautismo hagan resonar tu palabra en nosotros, y desde nosotros, hacia todas las naciones de la tierra. Amén.

___

¿Cuáles son los tres movimientos o momentos esenciales en una homilía, según el Directorio Homilético (2014)?

PALABRA

El Misterio Pascual de Cristo, proclamado en la Palabra de Dios. Se ilustran las lecturas y las oraciones de la celebración de manera que su significado venga iluminado por la muerte y Resurrección del Señor (Directorio Homilético n. 12)

MISTERIO

El Misterio Pascual se realiza por medio de la Santa Misa; disponernos como comunidad a participar en la Celebración Eucarística (Directorio Homilético n. 13)

VIDA

Sugerir a los miembros de la comunidad, transformados por la Eucaristía, cómo pueden llevar el Evangelio al mundo a través de la existencia cotidiana (Directorio Homilético n. 14)

____

«Homilías Hacia Una Fe Madura», bajo licencia Creative Commons 4.0 de atribución. Producido por el Pbro. César R. Montijo Rivas (Diócesis de Culiacán), Doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra.

Homilías H1FM se realiza como colaboración para «enlacecatolico.info», «Fe y Amor Católico», y Radio María Culiacán 90.3 FM.

Para recibir diariamente estos mensajes por Whatsapp, agrega el siguiente número a tus contactos y envía una solicitud: (+ 52 1) 667 236 42 71

Compartir