Si estas abrumado por algo malo, aquí te damos 3 armas de San Miguel

Con tanto mal que nos enfrenta en aparentemente cada nueva noticia de última hora, aquí hay tres oraciones a San Miguel Arcángel, el gran arcángel-antagonista de Satanás.

El obispo Robert Barron describió recientemente a San Miguel Arcángel así: “Está invariablemente representado en la armadura de un guerrero, porque él es el general del ejército angélico que estaba de pie frente a las legiones de Lucifer, que se había atrevido a arrogarse las prerrogativas de Dios. Él luchó, no con espada y lanza, sino con el desafío incontestable de su propio nombre: Micha-el (¿Quién es como Dios?) “

En nuestra lucha contra el mal – que en nosotros mismos y en el mundo – invoquemos estas oraciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

1.- Una letanía de San Miguel
Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros. Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, escúchanos. Cristo, escúchanos.
Cristo, escuchanos con gracia. Cristo, escuchanos con gracia.
Dios Padre del Cielo, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios, el Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Santa Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros.

[Repita orar por nosotros después de cada invocación]
Santa María, Reina de los Ángeles,
San Miguel, el Arcángel,
El más glorioso ayudante de la divinidad trinitaria,
De pie a la derecha del altar del incienso,
Embajador del Paraíso,
Glorioso Príncipe de los ejércitos celestiales,
Líder de los anfitriones angélicos,
El portador de los ejércitos de Dios,
Defensor de la gloria divina,
Primer defensor de la realeza de Cristo,
Fuerza de Dios,
Invencible Príncipe y guerrero,
Ángel de la paz,
Guía de Cristo,
Guardián de la Fe Católica,
Campeón del pueblo de Dios,
Ángel Guardián de la Eucaristía,
Defensor de la Iglesia,
Protector del Soberano Pontífice,
Ángel de la acción católica,
Poderoso intercesor de los cristianos,
El más valiente defensor de los que esperan en Dios,
Guardián de nuestras almas y cuerpos,
Sanador de los enfermos,
Ayuda de aquellos en su agonía,
Consolador de las Almas en el Purgatorio,
El mensajero de Dios para las almas de los justos,
El terror de los espíritus malignos,
Vitorioso en la batalla contra el mal,
Guardián y Patrón de la Iglesia universal,

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
Oremos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
ten piedad de nosotros.

V. Oren por nosotros, glorioso San Miguel,
R. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

 

 

 

 

 

2.- Oración a San Miguel
San Miguel Arcángel,
Defendernos en la batalla.
Seamos nuestra defensa contra la maldad y las trampas del diablo.
Que Dios lo reprenda, humildemente oramos,
Y tú,
¡Oh, Príncipe de los ejércitos celestiales,
Por el poder de Dios,
Empujado en el infierno Satanás,
Y todos los espíritus malignos,
Que rondan por el mundo
Buscando la ruina de las almas. Amén.

 

 

 

 

3.- Acto de Consagración a San Miguel Arcángel
Oh, el más noble Príncipe de las Jerarquías Angélicas
Valeroso guerrero de Dios Todopoderoso,
Y celoso amante de su gloria,
Terror de los ángeles rebeldes,
Y amor y deleite de todos los justos,
Mi amado Arcángel San Miguel,
Deseando ser contado entre tus devotos servidores,
Yo, hoy te ofrezco y consagro a ti,
Y colocarme, mi familia,
Y todo lo que poseo bajo tu más poderosa protección.

Te suplico que no mires cuán poco, yo,
Como tu siervo tiene que ofrecer,
Siendo sólo un miserable pecador,
Sino mirar, más bien,
Con el ojo favorable en el cariño sincero
Con el cual se hace esta ofrenda,
Y recuerde que si a partir de este día adelante
Estoy bajo tu patrocinio,
Debes durante toda mi vida ayudarme,
Y procurame el perdón de mis muchas ofensas penosas,
Y los pecados, la gracia de amar con todo mi corazón a mi Dios,
Mi querido Salvador Jesús y mi dulce Madre María,
Y obtener para mí toda la ayuda necesaria para llegar a mi corona
de gloria.

Defiéndeme siempre de mis enemigos espirituales,
Particularmente en los últimos momentos de mi vida.

¡Venga, oh, Glorioso Príncipe, y socórreme en mi última lucha,
Y con tu potente arma lanzada lejos de mí
En los abismos infernales que prevaricator
Y ángel orgulloso que un día tú postraste
En la batalla celestial.

San Miguel, defiéndenos en nuestra batalla diaria
Para que no perecemos en el último Juicio.