San Juan Pablo II nos llamó a cuidar toda vida concebida e indefensa

San Juan Pablo II nos llamó a cuidar toda vida concebida e indefensa

A trece años de su muerte, san Juan Pablo II sigue presente entre los fieles, por ello el cardenal Dziwisz, quien fuera su exsecretario personal, compartió sus reflexiones sobre el legado del papa polaco, resaltando que cada quien debe recorrer un camino de “amor y servicio”

Compartió una importante lección que dejó el “papa viajero” “Leyendo del libro de la vida de San Juan Pablo II, que todos nos sintamos inspirados por el deseo que él hizo realidad hasta el final: hacer un don de sí mismo para otros y al final de cuentas para Dios”.

Recordó que la actitud del santo “fue de respeto y disposición para el servicio. Juan Pablo II estaba convencido de que el camino de la Iglesia es el hombre y por eso siempre alentó a la Iglesia a servir a todos los hombres”.

“Él nos llamó a cuidar toda vida concebida e indefensa. Él motivó el cuidado pastoral sacrificial de los jóvenes y las familias, el cuidado por los enfermos, los discapacitados y los ancianos. Estos son solo algunos ejemplos que abarcó con su propio cuidado pastoral”.

El cardenal aseguró que al ver “el libro de la vida de Juan Pablo II” se conoce su amor por la Iglesia “no solo por una Iglesia perfecta que no existe, sino por una Iglesia de gente débil y pecadora, gente que se está convirtiendo, volviendo a los caminos indicados en el Evangelio”.

El santo, “guio a la Iglesia hacia el tercer milenio de la fe cristiana. Nos alentó a mirar el rostro de Jesucristo, el único Salvador del mundo, y a avanzar en las profundidades de la fe, la esperanza y el amor, y así ser levadura del bien en un mundo turbulento” continuó el Purpurado.

El cardenal argumentó que san Juan Pablo II “se preocupó por el destino del mundo, viendo el bien y el mal en él. Vio egoísmo, tensiones y conflictos. Trató de llegar a todos, especialmente a los responsables por el destino de las naciones”, esto sobre su importante acción en el ámbito internacional.

Además destacó “no hay duda de que contribuyó de modo decisivo a liberar a las naciones de Europa del Este y Central del yugo de un sistema totalitario”.

“Que el Señor resucitado nos fortalezca para proclamar la alegría de su Evangelio a todos quienes nos encontremos en la vida”, finalizó.

San Juan Pablo II hizo 102 viajes en todo el mundo y más de 140 en toda Italia, pronunció más de tres mil homilías y discursos, publicó 14 encíclicas, 14 exhortaciones apostólicas, 42 cartas apostólicas y 11 constituciones.

A las 21:37 horas del 2 de abril del 2005 san Juan Pablo II murió.