Sacerdote “adopta” bebé huérfano con síndrome de Down y le brinda un nuevo hogar [FOTOS]

POR DIEGO LÓPEZ MARINA | ACI Prensa Link original aquí 

Una fotografía de un sacerdote católico que sostiene en sus brazos a un bebé con síndrome de Down, como si fuera su propio hijo, ha conmovido a miles de personas en redes sociales.

Se trata del P. Omar Sánchez Portillo, que en el día de su cumpleaños 51 recibió al pequeño Ismael, un bebé de dos meses con síndrome de Down que fue abandonado por su madre y al que ahora acoge en el albergue que dirige: la Casa Hogar de la Asociación de las Bienaventuranzas, ubicada en Lurín, en Lima (Perú).

“¡Gracias por el regalo que me has hecho Jesús por mi cumpleaños! Tú nunca dejas de sorprenderme Jesús mío. ¡Bienvenido Ismael! Traerte desde Cusco ha sido toda una aventura, la primera de muchas que vamos a vivir juntos. Cromosoma del amor, síndrome Down”, narra el sacerdote a través de su cuenta de Facebook.

En una entrevista concedida a ACI Prensa, el P. Omar relató que el pequeño Ismael fue abandonado por su madre, una chica de 17 años, alcohólica y esquizofrénica que reside en el departamento de Cusco.

“Fue al hospital a dar a luz. Aparentemente llevó un mal embarazo, dio a luz y lo dejó abandonado. El Ministerio conoce nuestra obra, el perfil de los chicos que nosotros recibimos y nos llamó para recibirlo. Yo mismo acepté esa responsabilidad”, dijo el sacerdote.

“Llegó en un día muy especial, en mi cumpleaños (5 de mayo), como un detalle especial de Dios en mi vida sacerdotal, como fecundidad, como padre espiritual, como ser humano. Es un detalle muy particular de Dios”, añadió.

La Asociación de las Bienaventuranzas, fundada por el P. Omar, acoge y brinda atención integral -alimentación, salud, vida sacramental- a niños, adolescentes y adultos mayores que padecen discapacidad física y psiquiátrica, que han sido abandonados en la calle o basurales o viven en pobreza extrema.

El Hogar de las Bienaventuranzas recibió el último año cerca de 60 personas y en la actualidad alberga a 217. Además cuenta con un equipo de unos 80 laicos que sirven en esta obra de caridad.

“El 98% de las personas que tenemos albergadas tienen alguna discapacidad, habilidad diferente o enfermedad psiquiátrica o física. Tenemos niños con discapacidad visual, multidiscapacidad (ciegos, sordos, mudos), niños con síndrome de Down, retardo mental, autismo, adultos y jóvenes con enfermedades psiquiátricas recogidos en las calles”, sostiene el presbítero.

La “Marcha por la Vida” del P. Omar

El P. Omar dijo ser admirador de Santa Teresa de Calcuta, de quien tomó la frase: “No lo abortes dámelo a mí”, y asegura que realiza su propia “Marcha por la Vida”, porque el albergue que dirige mantiene “un compromiso con la vida desde la concepción hasta su muerte natural”.

Sobre quienes critican y acusan a la Iglesia de no preocuparse por los niños abandonados, el sacerdote asegura que estos “o ignoran o lo hacen con maldad”, porque “es evidente el trabajo de la Iglesia en todos los ambientes”.

Respecto a que en algunos países permitan el aborto cuando existe malformación del feto o se detecte un trastorno genético, el P. Omar responde que “el mundo se está perdiendo de una riqueza extraordinaria”.

POR DIEGO LÓPEZ MARINA | ACI Prensa Link original aquí 

Compartir