De recolector de basura a los altares: Este muchacho de la calle de las Filipinas podría ser declarado santo

El cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos aprobó el 29 de mayo la apertura de la causa de canonización de Darwin Ramos, joven que cuando pequeño trabajó como recolector de basura en las calles de Pasay en Filipinas.
La investigación sobre la vida Ramos, necesarios para la canonización, se hará en el Tribunal diocesano de Cubao por el sacerdote dominico francés, P. Thomas Gabory, que será el postulador de la causa.

El Vaticano nos dio luz verde para investigar más profundamente su vida, como vivió su fe y cómo dio testimonio de Jesús, de quien estaba muy cerca”, informó el Obispo de Cuba, Mons. Honesto Ongtioco, la CBCPNews.
“Darwin es un ejemplo de santidad, siendo un niño de calle, afectado por la miopatía, estuvo íntimamente ligado a Cristo en su sufrimiento y alegría”, dijo monseñor Ongtioco, según informa Asia News.
Darwin Ramos nació en Manila (Filipinas), en 1994, y pasó sus primeros años de vida en las favelas de la ciudad de Pasay. Para ayudar a su familia que era pobre, trabajó junto con su hermana menor como recolector de basura en las calles de la ciudad.
Desde su infancia comenzó a sufrir los primeros síntomas de la distrofia muscular de Duchenne. Esta es una enfermedad genética degenerativa que reduce la movilidad del paciente hasta que la elimina completamente.

En el año 2006, Darwin conoció a un grupo de educadores de niños de la calle en la institución Tulay ng kabataan (un puente para los niños) y entró en uno de sus centros de ayuda.
Durante su estancia en el centro, descubrió la fe católica y pidió ser bautizado. En el año 2007, con 13 años, recibió la Primera Comunión y el sacramento de la Confirmación.
Su capacidad de movimientos fue disminuyendo muy rápidamente debido a la enfermedad, pero de acuerdo con informes de la POM, “impresionaba a todos, funcionarios y otros niños del centro, como vivió” la enfermedad que lo afligía.

Desarrolló una profunda relación personal con Cristo y no pasaba ningún día sin tomar un tiempo para rezar, estaba atento a todos y mostraba su apoyo a otros niños cuando tenían problemas, nunca se quejaba y siempre sonría, incluso en momentos difíciles. enfermedad, decía que era “su misión”, especifica POM.
En 2012, a los 17 años, su salud empeoró drásticamente y, sólo de respirar, sentía dolor. En aquellos momentos de gran sufrimiento, Darwin tenía una actitud serena y amistosa, agradeciendo a todos por la ayuda.
Ramos murió en el Centro Médico Infantil de Filipinas en Quezon City, el 23 de septiembre de 2012.
Los que lo conocieron consideran “el maestro filipina de alegría.”

Con la apertura del proceso de canonización, Darwin Ramos es ahora Siervo de Dios. Una vez que la fase diocesana de la investigación termine, el proceso va hacia el Vaticano, donde se estudiará también si el joven vivió las virtudes cristianas de forma heroica, así como la fama de santidad y posibles favores que pudieran haber sido realizados por su intercesión.
Después, corresponde a la Congregación para las Causas de los Santos proponer al Papa el decreto que reconoce las virtudes heroicas del candidato, por las que se reconoce que el siervo de Dios vivió la fe, la esperanza y la caridad de forma heroica.
Una vez aprobadas las virtudes heroicas, se queda a la espera de un milagro para proceder a la beatificación. Un segundo milagro permite luego proceder a la canonización.

Compartir