¿Por qué es bueno ponerle límites a nuestros hijos? Aquí te lo decimos

¿Por qué es bueno ponerle límites a nuestros hijos? Aquí te lo decimos

Al nacer, los niños ocupan de atenciones prácticamente las 24 horas del día, por parte de los padres, es algo natural querer protegerlos todo el tiempo, pero llega un momento en la vida de los hijos que el exceso de protección se puede convertir en algo negativo.

En muchos casos los hijos se convierten en un proyecto de vida muy planificado, por lo cual se limita la autonomía e independencia de los hijos, sobreprotegiéndolos. Normalmente la sobreprotección se debe a la personalidad de los padres, pero también puede ser por alguna circunstancia especial, tal vez por ser un hijo muy deseado, o por alguna enfermedad que padezca el niño.

Consecuencias de la sobreprotección infantil

  • No asumen sus responsabilidades.
  • Al presentárseles problemas; no sabrán desarrollar estrategias y soluciones.
  • Pueden llegar a sentirse inútiles y dependientes. Difícilmente emprenden algún proyecto sin apoyo y temen a lo desconocido.
  • No tienen iniciativa propia, ni creatividad, carecen de autoestima para realizar sus propias competencias.
  • No buscan conocer sus talentos, se convierten en personas egocéntricas.
  • Tienen poca tolerancia a la frustración, por lo general muestran insatisfacción por sus propios logros.
  • Son poco empáticos, miedosos y con dificultades para relacionarse con los demás.

Límites a la protección paterna

Los padres deben de conocer los límites de su actuación, es bueno dejar a los hijos experimentar por sí solos, que comentan sus propios errores y aprendan de ellos. Puedes ayudarles a reflexionar sobre la solución a un determinado problema, pero es bueno que ellos solos vean cuáles son las consecuencias de sus actos.

Dale libertad a tu hijo para que se relacione libremente con sus compañeros, que juegue con otros niños y disfrute, un poco de polvo no le caerá mal.

Por otra parte ayúdale a fomentar su autonomía y responsabilidad, deja que haga sus tareas y las labores del hogar correspondientes a su edad.