¿Por qué el Hospital San Bonifacio es tan famoso?

¿Por qué el Hospital San Bonifacio es tan famoso?

El Hospital San Bonifacio en Minnipeg, (Canadá), debido a la gran responsabilidad del cuidado de los bebés apenas nacidos, quienes necesitan atención especial y viendo que los padres no siempre es posible que estén con el niño las 24 horas del día, se buscó “voluntarios abrazadores”.

Un pequeño necesita no solamente lo que un médico pueda aportar para su buena salud, también ocupa afecto y cariño de forma constante. No se diga de los bebés prematuros, pues una incubadora no se compara al calor, los mimos y caricias que solo un ser humano puede brindar, esa carga emocional que ayuda a los recién nacidos a la pronta mejoría y favorece a su correcto desarrollo.

Los “abrazadores” son necesitados especialmente cuando se trata de bebés de madres adictas, pues nacen sufriendo el síndrome de abstinencia neonatal, por ello los voluntarios asisten a los pequeños mientras las madres se encuentran en los centros de rehabilitación.

Esta idea tuvo un gran éxito, cuando entras a la página del hospital, se puede leer la siguiente nota: “Nuestro equipo de voluntarios de Baby Cuddler está actualmente lleno, pero aceptamos solicitudes de voluntarios para otros puestos. Gracias por su interés” a pesar de que está completamente lleno, se puede colaborar en otros sectores del hospital, como el de geriatría.

El contacto piel a piel, mejora la formación fisiológica del niño y el control cognitivo en los primeros años de vida. Cantarles, acariciarlos, abrazarlos y susurrarles palabras lindas tienen un efecto muy positivo en los menores, un bebé necesita caricias y amor desde el momento en que llegan al mundo. Lo ideal es que sean los padres quienes brinden todo este afecto, pero cuando ellos no están… el Hospital San Bonifacio, acaba de encontrar una buena propuesta.