Papa: vivir en el medio ambiente escuchando la sabiduría ancestral

Este domingo 1° de septiembre se celebra la V Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, establecida por el Papa Francisco el 10 de agosto de 2015. Jornada que tiene, además, un carácter ecuménico puesto que se celebra junto a la Iglesia Ortodoxa

María Fernanda Bernasconi – Ciudad del Vaticano

En su Mensaje para la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación 2019 el Santo Padre nos recuerda que “todo es hermoso a los ojos de Dios, quien ofrece al hombre la creación como un precioso regalo para custodiar”. Y sin embargo, prosigue, “trágicamente, la respuesta humana a ese regalo ha sido marcada por el pecado, por la barrera en su propia autonomía, por la codicia de poseer y explotar”. Sí porque el Papa pone de manifiesto “los egoísmos e intereses” han hecho de la creación – que debería ser un lugar de encuentro e intercambio – “un teatro de rivalidad y enfrentamientos”. A lo que añade:

“ Así, el mismo ambiente ha sido puesto en peligro, algo bueno a los ojos de Dios se ha convertido en algo explotable en manos humanas ”

Francisco recuerda la importancia de la próxima Cumbre de las Naciones Unidas para la Acción Climática, durante la cual los gobiernos tendrán la tarea de mostrar la voluntad política de acelerar drásticamente las medidas para alcanzar lo antes posible cero emisiones netas de gases de efecto invernadero y contener el aumento medio de la temperatura global en 1,5°C frente a los niveles preindustriales, siguiendo los objetivos del Acuerdo de París. Además destaca que el próximo mes de octubre, la Asamblea especial del Sínodo de los Obispos estará dedicada a la Amazonia, “cuya integridad está gravemente amenazada”.  De ahí que invite a aprovechar estas oportunidades “¡para responder al grito de los pobres y de la tierra!”.

Al concluir, el Papa escribe que “cada fiel cristiano, cada miembro de la familia humana puede contribuir a tejer, como un hilo sutil, pero único e indispensable, la red de la vida que abraza a todos”. E invita a que nos sintamos “involucrados y responsables” en el cuidado de la creación, haciéndolo “con la oración y el compromiso”. Porque si así lo haremos, Dios, “amigo de la vida”  nos dará la “valentía” necesaria “para trabajar por el bien sin esperar que sean otros los que comiencen, ni que sea demasiado tarde”.

Síntesis del Mensaje

El Papa recuerda que “la degradación ha aumentado en las últimas décadas”, que la contaminación es constante, la explotación agrícola sigue siendo intensiva, y que la práctica de arrasar los bosques continúa elevando las temperaturas globales a niveles alarmantes. Todo esto sumado al “aumento en la intensidad y frecuencia de fenómenos climáticos extremos y la desertificación del suelo están poniendo a dura prueba a los más vulnerables entre nosotros”.

“ Hemos creado una emergencia climática que amenaza seriamente la naturaleza y la vida, incluida la nuestra ”

Momento de arrepentirse y convertirse

También afirma que prácticamente hemos olvidado que somos criaturas a imagen de Dios, llamadas a vivir como hermanos y hermanas en la misma casa común.

“ No fuimos creados para ser individuos que mangonean; fuimos pensados y deseados en el centro de una red de vida compuesta por millones de especies unidas amorosamente por nuestro Creador ”

Y tras afirmar que es hora de redescubrir nuestra vocación como hijos de Dios, siendo hermanos entre nosotros y custodios de la creación, Francisco nos dice que “es el momento de arrepentirse y convertirse, de volver a las raíces”, sabiendo que “somos las criaturas predilectas de Dios, quien en su bondad nos llama a amar la vida y vivirla en comunión, conectados con la creación”.

Conectados con la creación como San Francisco de Asís

Por esta razón el Papa  insta a los fieles a que se dediquen en este tiempo a la oración, teniendo en cuenta la iniciativa nacida en el ámbito ecuménico como “Tiempo de la creación”, que él mismo explica como “un período de oración y acción más intensas en beneficio de la casa común” que inicia el 1° de septiembre, fecha de esta Jornada Mundial, y finaliza el 4 de octubre, “en memoria de san Francisco de Asís”. Francisco invita a que nos sintamos también “en profunda armonía con los hombres y mujeres de buena voluntad, llamados juntos a promover, en el contexto de la crisis ecológica que afecta a todos, la protección de la red de la vida de la que formamos parte”.

“ No olvidemos escuchar a los pueblos indígenas, cuya sabiduría ancestral puede enseñarnos a vivir mejor la relación con el medio ambiente ”

Tiempo para reflexionar sobre nuestro estilo de vida

Asimismo nos dice que este es el tiempo para reflexionar sobre nuestro estilo de vida y sobre cómo nuestra elección diaria en términos de alimentos, consumo, desplazamientos, uso del agua, de la energía y de tantos bienes materiales a menudo son imprudentes y perjudiciales. Sí, porque “nos estamos apoderando demasiado de la creación”. Por eso sugiere elegir cambiar, “adoptar estilos de vida más sencillos y respetuosos”, sin olvidar “escuchar a los pueblos indígenas, cuya sabiduría ancestral puede enseñarnos a vivir mejor la relación con el medio ambiente”.

“ Digamos no a la avaricia del consumo y a los reclamos de omnipotencia, caminos de muerte ”

Compartir