Oración, ayuno y limosna: prácticas para erradicar el mal: Papa Francisco

El papa Francisco aseguró que los falsos profetas nos descarrían, “hipnotizan a los hijos de Dios que luego confunden la felicidad verdadera con el placer momentáneo que termina en la esclavitud para beneficiarse o quedar atrapado en la soledad”.

A muchas personas se les roba “lo más valioso: la dignidad, la libertad y la capacidad de amar”

Un corazón frio

Primero hay que reconocer los falsos profetas en los cuales cada uno de nosotros hemos caído, después hay que preguntarnos en esta Cuaresma “¿Cuáles son los signos que indican que nuestro amor está empezando a enfriarse?”

La codicia por el dinero destruye la caridad, el rechazo de Dios continúa y preferimos nuestra propia desolación en lugar del consuelo que se encuentra en su palabra y en la Santa Cena.

Incluso la creación tiene un testimonio silencioso de corazones que se enfrían, los desechos se tiñen en la tierra, los mares contaminados con los cuerpos de innumerables víctimas naufragadas por la inmigración forzada y los cielos destinados a cantar las alabanzas de Dios son rasgados por los motores que llueven instrumentos de muerte.

Oración, ayuno y limosna

La Iglesia como un “remedio tranquilizante’ nos ofrece las prácticas cuaresmales de la oración, la limosna y el ayuno.

El ayuno debilita la tendencia que tenemos a la violencia, reviviendo nuestro deseo de obedecer a Dios, el único que satisface nuestro apetito.

La oración nos ayuda a erradicar las mentiras, el autoengaño y encontramos el consuelo que nos ofrece Dios.

La Limosna nos libera de la avaricia, nos ayuda a considerar a los demás como hermanos.

24 horas para el Señor

El papa nos recuerda que aunque la llama de la caridad puede morir en nuestros corazones, nunca muere en la de Dios.

En su mensaje titulado “Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría”, el Papa Francisco anunció la realización de la Jornada “24 horas para el Señor” los próximos 9 y 10 de marzo, donde al menos una Iglesia de cada diócesis permanecerá abierta, así los fieles podrán hacer la oración de adoración y la confesión sacramental.

En su mensaje para la Cuaresma 2018, el Santo Padre instó a los católicos a “emprender con celo el camino de la Cuaresma, sostenidos por la limosna, el ayuno y la oración”.

Este año la iniciativa “24 horas para el Señor” nos invita nuevamente a celebrar el Sacramento de la Reconciliación en un contexto de adoración eucarística.

“En el 2018 tendrá lugar el viernes 9 y el sábado 10 de marzo, inspirándose en las palabras del Salmo 130,4: ‘De ti procede el perdón’”, indicó Francisco.

Compartir