El Obispo que salvó a un sacerdote de ser ejecutado en México ¡Impactante historia!

Enlace Católico.- Durante una entrevista que concedió a Milenio Televisión, el Mons. Salvador Rangel, reveló que hace un par de años salvó a un sacerdote de ser ejecutado por grupos criminales en Guerrero, uno de los estados más violentos de México. Después del reciente asesinato de dos sacerdotes, el Prelado relató que ha dialogado con líderes de los grupos narcotraficantes.

 “Yo he hablado con ellos justamente cuando han amenazado a los sacerdotes. Hace dos años decretaron la muerte de uno de ellos. Lo que hice un domingo fue ir con una monjita a la montaña para dialogar con el jefe de estos señores. Gracias a Dios logramos entendernos y me dijeron que no ejecutarían al padre”.

En muchas ocasiones, aseguró el Obispo, grupos criminales han mandado anónimos a los sacerdotes o en otras ocasiones les piden abiertamente que no continúen con su labor pastoral. Por ello “cuando he tenido la oportunidad de hablar con ellos para que dejen en paz a los sacerdotes, lo he hecho”.

Esta entrevista la concedió después del asesinato de los sacerdotes Iván Añorve Jaimes, párroco de la Sagrada Familia en Las Vigas, municipio de San Marcos; y Germain Muñiz García, párroco de Mezcala; quienes fueron atacados por desconocidos en el municipio de Taxco y murieron a consecuencia de dicho ataque.

Durante dicha entrevista rechazó las afirmaciones de la Fiscalía de Guerrero, quienes aseguran que los sacerdotes presuntamente tenían vínculos con los grupos criminales.

Mons. Rangel aseguró que las autoridades “nos tienen que explicar por qué el asesinato de dos sacerdotes. Son seres humanos, personas de Iglesia y los quieren embarrar. Se me hace muy extraño las aseveraciones que ha hecho la Fiscalía en ese sentido”.

También precisó que uno de los sacerdotes fallecidos se tomó una fotografía portando un arma, en compañía de miembros de los grupos criminales, pero subrayó que la “tomaron hace un año y ya la habían publicado antes. Eso fue una gran imprudencia del Padre Germaín. Pero él no andaba con ellos”.

Pero también añadió “Yo quiero aclarar que el Padre que fue asesinado, Germain Muñiz, era párroco de una comunidad de Mezcala donde hay una mina de oro y continuamente se topaba con esta gente del crimen organizado. Los tenía que saludar y convivir con ellos, pero de ninguna manera estaba coludido con el narcotráfico. Como Obispo de ninguna manera acepto esa explicación”.

Por último exhortó a las autoridades a que “se califiquen bien las cosas y no echen lodo a los sacerdotes y la Iglesia”.

Comments

comments

Compartir