Si no tengo mucho dinero ¿cómo dar limosna? Aquí te lo contamos (Impresionante testimonio)

Un catequista hablaba con sus alumnos, quienes siempre sentían curiosidad y ganas de hablar y preguntar. En esa ocasión hablaban sobre la oración, el ayuno y la limosna, que son prácticas habituales de la Cuaresma.

Al escuchar la palabra limosna pensamos en dinero. Regalar, donar y compartir son temas familiares para los niños, aunque dan por sentado como muchas otras personas, que solamente se refiere a dinero.

Uno de los niños preguntó “bueno, y si tu familia no tiene mucho dinero, ¿qué se supone que hay hacer?” “A veces mi padre dice antes de ir a misa, ‘Vaya, no tengo nada de dinero para poner en el cepillo…”. Una niña frente a él añadió “Sí, mis padres dicen que tienen muchas deudas así que no pueden poner ningún dinero en las cajas que nos diste de la colecta para el centro de maternidad”.

El catequista los hizo ver que la limosna va más allá del dinero, pues Dios no limita nuestras ofrendas, donaciones y actos de generosidad al mero apoyo económico. Puso el ejemplo de la madre de una de sus estudiantes. Quien canta en el coro de la iglesia. Cuando la mencionó, explicó que “ofrece su tiempo y su voz a nuestra parroquia”. Su hija admitió que no había pensado en eso como un acto de “generosidad”.

Mencionó a dos de sus alumnos que son monaguillos, apuntó que esa era su forma de realizar un acto de ofrenda, a través de su tiempo y su servicio. Les contó de un grupo de mujeres que van a una residencia de ancianos, ellos dedican su tiempo y compasión, rezan el Rosario, escuchan sus historias y llevan un perro pequeño para que los residentes los tengan en brazos y jueguen con él.

Así como este, platicó varios ejemplos, dejando claro a los niños que Dios está feliz cuando dedicamos nuestro tiempo, talentos o riquezas, dije, y no todo el mundo tiene muchas riquezas. Hay innumerables ideas para compartir nuestro tiempo o habilidades para ayudar a otras personas; esta fue la lección que aprendieron los niños.

Comments

comments

Compartir