No cuestiones a quien apenas se acerca a nuestra Fe

No cuestiones a quien apenas se acerca a nuestra Fe

A pesar de que gracias a Dios ya no es raro conocer a alguien que se haya convertido al catolicismo, hay que tener mucho cuidado en cómo los recibimos en la Iglesia, porque algunas de las cosas que les podemos decir pueden ser un poco confusas para ello.

A continuación te compartimos 10 cosas que nunca debes decirle a un converso al catolicismo:

1) “¿Y por qué dejaste de ser cristiano?”

Un converso entiende que al dar ese paso no ha dejado de ser cristiano, sino al contrario, lo hacen porque están seguros de que aquí encontrarán la plenitud de la revelación cristiana.

2) “Seguro te convertiste porque ser católico es más fácil”

Cuando un protestante se convierte al catolicismo sabe que las cosas no se pondrán más fáciles, muchos han sido criados en familia de tradición protestante y esta decisión les costará la incomprensión de sus seres más queridos.

3) “Si ya eres católica ¿por qué te sigues vistiendo como evangélica?”

La modestia al vestir es 100% católico, no es buena idea cuestionar la forma de vestir de una chica que decidió hacerse católica.

4) “¡Uy! ¡Tú te debes haber leído toda la Biblia como 20 veces!”

Los protestantes en realidad si leen la Biblia, pero no tanto, pero ¿no se supone que nosotros los católicos deberíamos leerla tanto o más que ellos?

5) “Los evangélicos atraen a mucha gente. Enséñanos cómo le hacen”

El converso al catolicismo se extrañará mucho si le pedimos esto, recordemos que las estrategias pastorales de la comunidades protestantes no fueron suficientes para que él se quedara allá. Los católicos tenemos algo que de ser correctamente comprendido es suficiente para atraer a todo el mundo: Jesús Eucaristía.

6) “¿Eras evangélico? Nosotros tenemos un grupo parecido. Te va a gustar”

Al ofrecerle esto, es muy probable que los dejemos con una pregunta rondando su cabeza ¿si yo no estoy interesando en seguir haciendo lo mismo por qué los católicos sí?

7) “No vayas a Misa tan seguido. Aquí solo es necesario los domingos”

Al llegar por primera vez a la Iglesia, es normal que el converso quiera estar cerca de aquello que más lo atrajo a la verdadera fe: la presencia real de Jesús en la Eucaristía. En vez de limitar su devoción, los católicos deberíamos imitarlos, pues en ellos se refleja lo que el Señor nos manda que nunca olvidemos: nuestro primer amor. (Apocalipsis 2, 3-5)

8) “Esto se llama Misa, ella es una monja, ese es un monaguillo, eso es una catedral…”

Por lo general un converso ha leído bastante antes de convertirse y probablemente ya sabe muchas cosas de nuestra Iglesia. Incluso es más común que ellos tengan un conocimiento más amplio de la Iglesia que un católico promedio, pero hay que estar preparados para dar respuestas si es necesario.

9) “¿Y por qué ya no quieres a los evangélicos? ¿Qué te hicieron?”

Ellos nunca dejarán de sentir cariño por los evangélicos, ahí les hablaron por primera vez de Jesús, les enseñaron a alejarse del pecado. Durante toda su vida seguirán rezando por ellos, para que puedan descubrir toda la maravilla que ellos han descubierto en la Iglesia Católica.

10) La frase que NUNCA debes decirle a un converso al catolicismo

Esta frase es impronunciable… incluso peligrosa. Tanto así que dejaremos que Fernando Casanova, famoso predicador converso al Catolicismo, lo explique con sus propias palabras: