LUTO: La monja anciana que enseñaba a niños carentes tiene cabeza decapitada

Decapitaron a Sor Inés Nieves Sancho, religiosa de 77 años, de las Hijas de Jesús, que enseñaba costura para jóvenes carentes buscando para ellas un futuro mejor en la República Centroafricana.

Según el diario del Vaticano, L’Osservatore Romano (LOR), la religiosa, que era delicada, gentil y absolutamente pacífica, fue encontrada muerta el lunes 20 de mayo.
En la noche entre el domingo y el lunes, desconocidos entraron donde la religiosa estaba, en la ciudad de Nola, frontera con Camerún, la llevaron al lugar donde daba clases de costura. Allí fue decapitada.

El LOR recuerda que la hermana Inés servía en el país africano hace varias décadas. A pesar de su edad, quise seguir trabajando en esta misión mientras tuviera fuerzas.

«Nosotros nos vimos en la Pascua y ella no quería irme, me dijo: No estoy sola, las chicas están conmigo!», Comentó la Hermana Elvira Tutolo, de las Hermanas de Caridad de Santa Giovanna Antida Thouret, que sirve en el país africano hace 18 años.
Las razones para el asesinato todavía son desconocidas y ningún grupo reivindicó la responsabilidad por el crimen. Una de las hipótesis, dice LOR, es el comercio de órganos humanos. Según el diario del Vaticano, es común que realicen estas acciones «para obtener buena suerte, sobre todo para el éxito en la búsqueda de diamantes».
«Sucede también que son los propios padres que matan a algún hijo o alguien que se involucra en alguna conducta equivocada, para tener la fortuna deseada, una práctica que viene del país vecino Camerún», añade LOR.

El diputado local Jean Marc Ndoukou denunció que las autoridades locales no iniciaron investigaciones sobre este acontecimiento lamentable.
Las religiosas Hijas de Jesús realizaron una vigilia de oración el lunes. El funeral de la hermana Inés Nieves Sancho tuvo lugar el martes 21 de mayo.

Al final de la Audiencia general de este miércoles, el Papa Francisco recordó con pesar el asesinato de la religiosa española y rezó con los fieles una Ave María.

Compartir