Los médicos entran en shock cuando 10 días después del aborto oye un corazón dentro de vientre de mujer de 31 años.

Para las parejas apasionadas, tener un hijo es un gran regalo. Casi todas las personas anhelan tener un bebé, pero no siempre la gestación corre como se esperaba. Muchas veces, pueden existir complicaciones en el parto o incluso abortos espontáneos, como es el caso que vamos a hablar ahora.

 

Michelle es muy feliz al lado de su marido Ross Hui. Ellos viven en Newbridge, Irlanda, y son padres orgullosos de dos hijos. Ambos querían aumentar la familia, entonces la mujer volvió a quedar embarazada.

 

Sólo que, en la sexta semana de embarazo, Michelle comenzó a sentir un dolor agudo antes de ir a trabajar. De repente, ella notó que sus pantalones estaban cubiertos de sangre y se fue corriendo al hospital con el esposo. La mujer fue examinada, y recibió las peores noticias …

 

Ella había perdido al bebé … la pareja quedó desolada! Los médicos dieron dos comprimidos abortivos a Michelle, para limpiar su útero y prevenir posibles infecciones. Después de pasar la noche internada, la mujer fue autorizada a ir a casa. La primera cosa que hizo cuando llegó fue a beber una botella de vino, para olvidar las penas.

 

La sorpresa más grande llegó apenas unos días después, cuando Michelle hizo otra prueba de embarazo para verificar si aún existían signos residuales de la gestación … y dio positivo! Ella regresó al hospital para someterse a un curetaje uterino.

 

Cuando los profesionales de la salud analizaron su útero, antes de la operación de eliminación del feto muerto, algo increíble sucedió. Los médicos escucharon latidos del corazón. En realidad, Michelle todavía estaba embarazada. Inicialmente, ella estaba esperando gemelos, pero uno de ellos no pudo sobrevivir.

 

¡Nadie podía explicar cómo el bebé había resistido! “El médico salió y volvió con un compañero más experimentado, que repitió el examen y me dijo que encontraba un latido del corazón. “Fue la mejor sensación que he tenido en la vida”, cuenta Michelle.

Compartir