Las cosas materiales nos hacen ignorar a Dios

Las cosas materiales nos hacen ignorar a Dios

Nosotros fuimos diseñados por Dios para la felicidad, conocerlo y regocijarnos en obra terrenal y alabarlo por todas las maravillas que no dejó para nuestro deleite. Aunque no hay que olvidar que por otra parte también somos productos de un mundo caído y vivimos con muchas tentaciones a nuestro alrededor, las cuales nos invitan a ignorar a Dios, apartándonos y escondiéndonos de Él, cambiándolo por cosas materiales y reemplazándolo por nuestros dioses.

Debemos de abrir nuestro corazón, para tener una experiencia transformadora con Dios y a la vida que nos quiere regalar, una vida de paz y felicidad.

Oración de Sanación

Señor, quiero dedicarte mis primeros pensamientos, agradeciendo por todos los favores, por el don del amor, por hacerme sentir vivo y redimido por Ti.

Sé que me amas con todas las fuerzas de tu ser, esperando por mi conversión y con gran regocijo para hacerme renacer en tu fuego sagrado.

Dame las fuerzas que requiero para continuar mis luchas y avivar la fe en mí, para que nunca se apague esa llama con la que pones a arder mi corazón.

Quiero guardarte en lo profundo de mi corazón como el Tesoro más valioso de mi vida, como mi perla preciosa. Quédate a mi lado, sáname y sálvame.

Te quedaste en una frágil pieza de pan para darnos todo lo que necesitamos para vivir la vida feliz, llenándonos de paz que alivia y le da descanso al alma.

Eres Eucaristía, Pan vivo bajado del Cielo, el más delicioso Vino que exulta a mi alma, uniendo mi corazón al tuyo en una llama inextinguible de amor.

Ven, amado mío, fuego sagrado inagotable, deja caer tu bendición sobre mí y hazme sentir vivo para siempre y así, nunca más sentirme abandonado.

Dame fuerzas, que arda mi corazón para repetir como el salmista: “Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu”.

Amén