La ocasión que el papa Francisco fue censurado (Te impactará)

Durante el rezo del Ángelus, el Papa Francisco recordó a las víctimas de la hambruna que hace 84 años exterminó los campos de Ucrania como consecuencia de la política emprendida por el dictador comunista Stalin. El Santo Padre, mencionó en la Plaza de San Pedro “la tragedia del Holodomor, la muerte por hambre provocada por el régimen estalinista que dejó millones de víctimas. Rezo por Ucrania, para que la fuerza de la paz pueda contribuir a curar las heridas del pasado y promover caminos de paz”.

Este triste acontecimiento histórico, que en Ucrania se conoce como Holodomo o genocidio Ucraniano, comenzó en 1932, después de que los campesinos ucranianos se negaron a la colectivización, es decir a la pérdida de sus tierras, granjas y ganado. Como castigo, las autoridades soviéticas iniciaron un proceso de requisas, castigos, asesinatos y trabajos forzados.

Debido a las expropiaciones masivas de ganados y cosechas, y de los desplazamientos forzosos de comunidades enteras de campesinos fallecieron 4 millones de ucranianos.

Aún no existe, en la llamada “comunidad internacional”, un reconocimiento amplio y claro del genocidio ucraniano, algunas corrientes ideológicas alegan que el Holodomor habría sido, a su ver, una consecuencia de “problemas logísticos” asociados a las radicales alteraciones económicas de la Unión soviética.

Prácticamente todo el mundo ha oído hablar del Holocausto nazi, pero menos gente ha escuchado hablar del Holodomor y no estamos tratando de comparar horrores, sino de cuestionar el relativo silencio alrededor de uno a comparación de la amplia divulgación que se da del otro, sin que ninguno de los dos sea “menos grave” o “más grave” que el otro.

Todo aquel que tenga acceso a los medios de comunicación ya ha oído decir que Hitler mató a 6 millones de judíos, entre 1933 y 1945, aunque muchos ignoran que este exterminio se extendió a otras minorías, como gitanos, polacos, discapacitados físicos y mentales, homosexuales, sin olvidar las víctimas católicas como san Maximiliano Kolbe y santa Teresa Benedicta de la Cruz.

Sin disminuir la gravedad de estos hechos, es necesario observar que, comparativamente, mucho menos gente se ha enterado que Stalin mató poco antes a 6 millones de personas, entre ucranianos, kazajos y otras minorías soviéticas mediante la imposición de hambre masiva.

Pero hay mucho menos personas que saben de los otros 14 millones de personas que fueron asesinadas por el comunismo solo en la Unión Soviética, sin mencionar a las demás víctimas que murieron exterminados por el mismo comunismo a lo largo de todo el mundo en el siglo XX.

Comments

comments

Compartir