Fallece sacerdote que ayudó a la juventud peruana (Su historia te asombrará)

A los 94 años, falleció el sacerdote Ugo De Censi, salesiano que fundó la Operación Mato Groso, un movimiento dirigido a los más pobres, ofreciendo a jóvenes y niños la posibilidad de obtener formación técnica.

La Agenzia Info Salesiana en un artículo reciente indicó “Su vida fue intensa, sacrificada, llena de afecto brindado y recibido, un ejemplo que influyó en muchos jóvenes. Animó a miles de jóvenes, fundó centros, parroquias, escuelas taller, hospitales, casas de acogida, institutos, seminarios, un monasterio, pero sobre todo, se preocupó por los pobres y por los jóvenes necesitados”.

El padre Ugo, falleció la noche del domingo 2 de diciembre. El sacerdote se encontraba postrado en una cama desde hace varios meses por una enfermedad.

Nació en 1924, en la localidad de Berbenno di Valtellina a 90 kilómetros de Milán. A sus 9 años fue inscrito en un colegio salesiano junto a su hermano, donde decidió formarse como salesiano.

En 1965, ya había sido ordenado, conoció a un misionero brasileño, el cual le contó el sufrimiento de los pobres en Sudamérica.

De esa plática nació la Operación Mato Grosso, una organización internacional de ayuda social que se estableció en Brasil, precisamente en Poxoréo, en el estado de Mato Grasso, para construir una primera escuela.

En 1976, el padre Censi viajó a Perú y se estableció como párroco en Chacas, donde recogió a los niños y huérfanos más pobres de la zona y abrió un taller de escultura y tallado en madera.

Fundó en 1985 la Cooperativa Don Bosco, donde los jóvenes de Chacas aprendían y se perfeccionaban en el arte de trabajar con madera, después se fundaron otros centros con diferentes especialidades de trabajo.

Construyó el Hospital Mama Ashu, fundó seminarios, conventos, escuelas y colegios salesianos, se encargó de la reconstrucción y remodelación de varios templos.

El P. Umberto Bolis en una entrevista indicó “Se apagó la llama de la caridad que ardió en la Cordillera Blanca de los Andes, pero seguirá encendida en los miles de jóvenes que ha formado”.

“Don Bosco fue para el Padre Ugo un padre y un amigo, un maestro de la caridad, un guía de la grandiosa obra en beneficio de los oratorios. Don Ugo no pensó ninguna de las obras sin los oratorios. Cada semana en las alturas de los Andes de Huaraz reunía a más de 20 mil adolescentes y jóvenes para hablarles de Dios, de la Virgen Auxiliadora y de Don Bosco”, concluyó.

Los voluntarios de la Operación Mato Grosso se encuentran actualmente en decenas de comunidades en Perú, Ecuador, Bolivia y Brasil.

Compartir