Esto fue lo que dijo este papa antes de morir

Esto fue lo que dijo este papa antes de morir

El 28 de septiembre de 1978, a los 65 años el Papa Juan Pablo I falleció de muerte natural, hoy ya se puede afirmar. Apenas 33 días atrás había sido elegido Papa, su sencillez lo llevó a traspasar fronteras, era conocido como “Papa de la sonrisa”.

A pesar de que en las notas periodísticas se podía leer que fue hallado por su secretario el irlandés padre John Magee, la realidad es que fue encontrado por la religiosa suor Vicenza, quien cada mañana le dejaba una taza de café a las afueras de su dormitorio, pero ese día al regresar por la taza no se la había tomado. Por tal motivo tocó a la puerta y vio con claridad que el Papa había fallecido, el médico de guardia Renato Buzzonetti certificó la muerte, el Papa había muerto por un infarto de miocardio agudo.

Falleció con uno papeles en la mano, a decir de una fuente muy cercana al Papa, él vivía agobiado por tantos papeles y documentos que debía leer y escribir, tanto es así que en una ocasión al preguntarle si ocupaba una máquina de escribir él respondió “¡Lo que necesito es una máquina de leer!

Debido a que en aquel entonces la información del Vaticano adolecía de muy poca transparencia, esto se prestó a que surgieron miles de rumores, medias verdades. Varias versiones aseguraban un asesinato, señalando que los autores del magnicidio fueron la mafia italo-americana, relacionada con el Banco del Vaticano, la masonería e incluso sectores “ultras” de la Iglesia. Con el pasar de los años la verdad se está imponiendo, Juan Pablo II investigó el tema y vio que no había nada.

El secretario particular del Papa, don Diego Lorenzi, en varias declaraciones mencionó que una noche antes de morir, durante la cena, el Papa les dijo que sentía “punzadas en medio del pecho, con un fuerte peso y opresión”. Poco después murió de infarto.