Entrevista con Mons. Robert Barron sobre su libro “Carta a una Iglesia que Sufre” y la crisis del abuso en la Iglesia

ZENIT – 3 sept. 2019).- En medio de las trágicas y desalentadoras noticias sobre los abusadores en la Iglesia, Mons. Barron dice: “No renuncies al tesoro solo porque los recipientes que lo llevan son defectuosos y frágiles. Quédate y pelea”.

En una entrevista exclusiva y amplia con zenit, el obispo auxiliar de Los Ángeles y fundador de los ministerio católico Word on Fire, dijo esto, y habló sobre su nuevo libro Carta a una Iglesia que Sufre.

Aunque el libro de 105 páginas cuesta solo un dólar, todas las ganancias de la venta del libro irán a organizaciones benéficas de confianza que apoyan a las víctimas de abuso sexual. Se ha distribuido a más de 3.000 parroquias y ha vendido cerca de un millón de copias.

En la entrevista, el prelado estadounidense reflexiona sobre la crisis de abuso con franqueza, lo que comúnmente esta mal entendido y cómo, en medio de estos ataques del diablo, los católicos pueden mantener la esperanza. También responde a las preguntas sobre lo que la Iglesia ha hecho o debería hacer para enfrentar estos crímenes, y también analiza el caso del ex-cardenal, Theodore McCarrick y lo que se debe aprender de ese episodio tan desapacible.

Aquí está nuestra entrevista:

***

zenit: Mons. Barron, ¿por qué se sintió obligado a escribir este libro, o más bien “carta”, Carta a una Iglesia que Sufre?

Mons Barron: Sentí que este tema del abuso sexual del clero había sido examinado desde varios puntos de vista (legal, canónico, incluso cultural), pero no había sido suficientemente analizado teológicamente, ni espiritualmente. También pensé que el pueblo de Dios, desmoralizado y profundamente desanimado por este escándalo, necesitaba escuchar una palabra de esperanza.

zenit: Con el daño que el abuso ha hecho al pueblo de Dios, y a los más vulnerables, los pequeños, ¿cómo puede hacer el argumento de que no debemos desanimarnos?

Mons. Barron: Soy extremadamente franco en el libro sobre el daño que han causado los escándalos. Yo no me dejo llevar por los golpes. Pero también me esfuerzo por poner este sufrimiento presente dentro de un contexto espiritual más amplio. Como dijo san Pablo hace mucho tiempo: “Donde abunda el pecado, la gracia abunda más”. El amor de Dios siempre es mayor que nuestra maldad. Nada de lo que hagamos puede finalmente derrotar los propósitos de Dios. Esta lección se enseña en toda la Biblia y en nuestra gran tradición teológica, y se confirma en la vida de los santos.

zenit: En el libro, usted trata el tema de cómo la Iglesia ha sufrido confusión en el pasado, pero los muchos hombres y mujeres santos la mantuvieron a flote. Esto ciertamente suena como un consuelo reconfortante para los católicos que aman su fe, pero necesitan un estallido de esperanza. ¿Puede dar más detalles sobre esto?

Mons. Barron: En el libro menciono una conversación que tuve con el cardenal Francis George, pocos años antes de su muerte. Sabiendo muy bien que la Iglesia estaba pasando por una crisis terrible, dijo: “¿Dónde están las órdenes? ¿Dónde están los movimientos?”. Como sabio historiador de la Iglesia, el cardenal George sabía que precisamente en los momentos de crisis tienden a surgir los grandes reformadores, fundadores, y líderes espirituales. Entonces, los estaba buscando activamente. Esta divina providencia es lo que nos da esperanza.

zenit: En el libro, usted apunta cómo el abuso tiene al demonio en su núcleo. Usted describe cómo el diablo es impotente a menos que los humanos cooperen con él. ¿Qué se puede hacer para evitar esta “cooperación” con el diablo y ceder a la tentación?

Mons. Barron: Deberíamos volver a lo básico espiritual: oración, participación en la misa, frecuentar los sacramentos, especialmente el sacramento de la Penitencia, el rosario, realizar las obras de misericordia corporales y espirituales. El diablo odia todo eso.

zenit: Los estadounidenses están horrorizados con los hechos revelados en el Informe del Gran Jurado de Pensilvania y en todos los medios noticieros, sobre casos de abuso históricos. Pero, ¿no es también objetivamente cierto que desde la Carta de Dallas, y en la mayoría de estos países anglófonos donde se han implementado normas / directrices rigurosas, los casos de abuso contra menores se han disminuidos dramáticamente?

Mons. Barron: Absolutamente. Y esta historia necesita ser contada cada vez más. Me disgustó cuando un encuestador me dijo el año pasado que la mayoría de los católicos que asistían a la Iglesia pensaban que el Informe del Gran Jurado de Pensilvania tenía que ver con casos no reportados del presente. De hecho, tuvo que ver abrumadoramente con casos del pasado, que sucedieron treinta, cuarenta, incluso hasta setenta años en el pasado. Como usted dice, la Carta de Dallas de 2002, aunque no es de ninguna manera un instrumento perfecto, ha demostrado ser de gran ayuda para reducir el número de estos casos. No conozco ninguna institución en el mundo que haya hecho más para abordar este horrible asunto que la Iglesia Católica. Esto, por supuesto, nunca debería ser una excusa para relajar nuestra vigilancia, pero sirve como respuesta a la mentira que la Iglesia no ha hecho nada para responder a la crisis.

zenit: ¿Cree que las acciones actuales de la Iglesia serán más eficaces que en el pasado? ¿Crees que aún hay que hacer algo más?

Mons. Barron: Creo que la Iglesia ha estado respondiendo al escándalo con buenas reformas institucionales. A raíz de las revelaciones de 2002, surgió la Carta de Dallas, y después de las revelaciones de McCarrick de 2018, Vos Estis Lux Mundi fue publicado por el Vaticano y nuestros protocolos nacionales se formularon de acuerdo con él. Estos son desarollos indispensablemente importantes. Pero lo que aún queda por hacer, por supuesto, es el trabajo espiritual de conversión y purificación, tanto a nivel institucional como personal. Declaro sin rodeos en el libro que una “putrefacción” entró en el sacerdocio, y esto debe ser abordado. Además, todos nosotros, todos los bautizados, debemos volvernos al Señor.

zenit: Muchos estadounidenses se sintieron traicionados porque alguien como el ex-cardenal McCarrick pudo seguir subiendo de rango y ser influyente, a pesar de que aparentemente era conocido por su mala conducta. ¿Cómo pueden los estadounidenses recuperar la confianza después de esto? ¿Qué debería haberse hecho de manera diferente?

Mons. Barron: Durante el año pasado, he estado pidiendo una investigación completa de la situación de McCarrick, específicamente con respecto al tema que usted plantea. ¿Quién miró hacia otro lado mientras ascendía en las filas de la jerarquía y quién continuó mirando hacia otro lado cuando persistió, incluso después de retirarse, como un personaje clave en la vida de la Iglesia? Creo que el pueblo de Dios merece respuestas a esas preguntas. Dicho esto, creo que los protocolos recientemente promulgados para la Iglesia de los Estados Unidos contribuirán en gran medida a prevenir un escenario al estilo McCarrick en el futuro. Las personas sabrán que tienen derecho a quejarse y sabrán a quién presentar su queja.

zenit: ¿Cómo, a través de esta Carta –disponible por solo 1 dólar–, y a través de sus recursos en línea, espera aclarar las percepciones erróneas de los fieles estadounidenses sobre la crisis? ¿Qué otras esperanzas tiene para ellos?

Mons. Barron: Mi mayor esperanza para este pequeño libro es que aliente a las personas a quedarse y luchar por su Iglesia. Justo cuando comenzaba a trabajar en “Carta a una Iglesia que Sufre”, me encontré con una encuesta que sugería que el 37% de los católicos estaban considerando abandonar la Iglesia debido a este escándalo. Tengo una frustración total, pero finalmente nunca hay una buena razón para dejar la Iglesia. No renuncies al tesoro solo porque los recipientes que lo llevan son defectuosos y frágiles. Quédate y pelea.

Compartir