Encuentran muerto a sacerdote que era testigo principal en caso de violación a religiosa

Un sacerdote que era el testigo principal en la acusación por supuesta violación contra el Obispo Franco Mulakkal, de Jullundur (India), apareció muerto el pasado lunes. Se ha abierto una investigación policial al respecto.

El P. Kuriakose Kattuthara de 62 años fue encontrado inconsciente en su residencia en la iglesia de Santa María en Dasuya, Punjab (India), el pasado 22 de octubre. No presentaba signos de violencia ni lesiones visibles.

Tras ser trasladado a un hospital local, el P. Kattuthara falleció.

Kurian Kattuthara, hermano del P. Kattuthara manifestó sus dudas sobre los informes policiales que apuntaban a que el sacerdote podría haber sufrido un paro cardíaco.

“Una semana antes de su muerte mi hermano me había manifestado su temor a que algo así le pudiera suceder. No podemos creer en la versión de la policía de Punjab, por la que mi hermano ha muerto por un paro cardíaco. Él no tenía ninguna enfermedad del corazón”, declaró Kurian a medios locales.

Por eso la familia del sacerdote pidió al superintendente de la policía del distrito de Alappuzha una autopsia y la apertura de una investigación. Posteriormente la solicitud se trasladó al ministro principal, Pinarayi Vijayan.

El sacerdote había testificado contra el Obispo Mulakkal, que fue arrestado el 21 de septiembre por la supuesta violación de una religiosa durante más de dos años.

La religiosa, que forma parte de la Congregación de los Misioneros de Jesús, presentó la denuncia en junio.

El P. Kattuthara testificó ante la policía sobre el caso hace algunas semanas. Católicos locales aseguraron que otras personas que también han testificado contra el Obispo han recibido amenazas.

La religiosa aseguró que los abusos comenzaron en el año 2014 en el convento de Kuravilangad (India). Sin embargo, el Obispo negó todas las acusaciones y fue puesto en libertad bajo fianza el 15 de octubre. Actualmente está en espera del juicio.

Mons. Mulakkal dijo a UCA News que estas acusaciones son una represalia porque actuó contra la conducta sexual inapropiada de la religiosa, ya que según la versión del Obispo, ella mantenía una relación sentimental con el esposo de su prima.

Sin embargo no es la única denuncia que ha recibido el Obispo, ya que otras mujeres también le acusaron de conductas sexuales inapropiadas. Actualmente la superiora general de los Misioneros de Jesús defiende la inocencia del Obispo. Esta congregación tiene su sede principal en la ciudad de Jullundur, de la que Mons. Mulakkal es responsable.

Nota original de Aci Prensa

Comments

comments

Compartir