El matrimonio no es solo una pareja, sino una trinidad, la tercera persona es Dios

El matrimonio no es solo una pareja, sino una trinidad, la tercera persona es Dios

Hay algo que puede asegurar que tu matrimonio durará toda la vida, solo te tomará cinco minutos al día, la respuesta es rezar juntos todos los días.

Recordemos que el matrimonio no es solo una pareja, sino una trinidad, la tercera persona es Dios y debemos permitir que Él sea parte integral del matrimonio para que sea saludable.

Hay muchas formas espléndidas para orar, pero les compartiremos una oración transformadora para las parejas casadas.

Oren lentamente, abrazados o tomados de la mano, mira a los ojos del otro tanto como sea posible durante la plegaria.

Hablen antes y/o después de rezar juntos, solo hablen y estén presentes el uno para el otro. Durante la oración traten de evocar el recuerdo de la primera vez que conoció a su cónyuge y del día de su boda.

La oración que transforma matrimonios:

Estimada Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, gracias por el profundo don del sacramento del matrimonio. Gracias por el magnífico regalo que es mi esposo(a), a quién Tú, perfecta providencia, planeó para mí desde toda la eternidad.

Permite que siempre lo (la) trate como realeza, con todo el honor, respeto y dignidad que merece.

Ayúdame, Señor mío, a ser desinteresado en mi matrimonio, para darlo todo por mi esposo(a), son ocultar nada, sin esperar nada a cambio, reconociendo y agradeciendo todo lo que él (ella) hace por mí y nuestra familia todos los días, ¡Es mucho!

Por favor, fortalece y protege nuestro matrimonio, así como todos los demás. Ayúdanos a orar juntos todos los días. Permítenos confiar en Ti todos los días, de la forma que mereces.

Por favor haz que nuestro matrimonio sea fructífero y abierto a Tu voluntad en el privilegio de la procreación y el cuidado de la vida. Ayúdanos a construir una familia fuerte, segura, amorosa, llena de fe, una Iglesia doméstica.

Estimada Santísima Virgen María, confiamos a ti nuestro matrimonio, ampara a nuestra familia siempre bajo tu manto.

Tenemos plena confianza en Ti Señor Jesús, porque siempre estás con nosotros, y buscas constantemente lo mejor para nosotros, trayendo todo lo bueno, incluso las cruces que has permitido en nuestras vidas.

Querido (nombre del cónyuge): Tú y yo somos uno. Te prometo que siempre te amaré y seré fiel a ti, nunca te abandonaré, daría mi vida por ti. Con Dios y contigo en mi vida lo tengo todo.

Gracias Jesús, Tú eres el gran servidor. Te amamos.

Amén