El año en que no hubo papa

El año en que no hubo papa

Roma quedó sin obispo por más de un año debido a la persecución de Decio. San Fabián, fue el papa anterior, quien fue martirizado. San Cornelio fue el siguiente papa, pero debido a la persecución fue desterrado para finalmente ser decapitado.

Ambos eran amigos de san Cipriano, obispo de Cartago, que junto al papa san Cornelio defendieron al cristianismo de la persecución y el rigorismo Novaciano, que fue una corriente cristiana antipapal.

San Cipriano ayudó en la evangelización del África. Lamentablemente, fue víctima de dicha persecución, desterrado y posteriormente decapitado.