“Dios puso en mi corazón hacer esta película” Andrew Hyatt, director de “Pablo, el apóstol de Cristo”

Este próximo 23 de marzo, se estrenará la película “Pablo, el apóstol de Cristo”; filme dirigido por Andrew Hyatt, que en una entrevista con ACI Prensa por qué decidió llevar al cine la vida San Pablo.

“Dios puso en mi corazón querer contar la historia de San Pablo, es alguien muy cercano a mí”, aseveró el director. Tras varios años, separado de la fe y de la Iglesia, Hyatt gracias a Johanna Repsold, quien después sería su esposa, se convirtió.

Esta película surgió por la admiración por este apóstol y su conversión, en ella se mostrarán los últimos momentos de la vida de San Pablo, cuando se encuentra encerrado en la cárcel Mamertina de Roma a la espera de ser ejecutado por el emperador Nerón.

Hyatt aseguró que siempre confió en que Dios lo ayudaría, pues fue un gran reto realizar el guion cinematográfico, fiel al relato bíblico. Por ello realizó una profunda investigación histórica en las Escrituras y los Hechos de los Apóstoles.

“Queríamos estar seguros de que era una película que contara una historia verdadera y confiable al mundo”, precisó Hyatt. En su entrevista con ACI Prensa indicó que pidió consejo a  “varios obispos católicos, pastores protestantes y rabinos judíos” así el relato fue lo más exacto y fiel a la Biblia posible.

Según explicó, “en ocasiones el público sale decepcionado de las películas sobre la Biblia que se hacen en Hollywood, porque no consiguen reflejar el sentido de la fe”.

En el filme se muestran con crudeza las persecuciones que tuvieron que afrontar las primeras comunidades cristianas durante el mandato de Nerón en Roma.

“Pablo, apóstol de Cristo” es la segunda película de temática religiosa de este joven director ha estrenado, anteriormente fue “Llena de Gracia” y afirma estar seguro de que Dios le pondrá una próxima película delante de él.

Para finalizar el director aseguró “espero que quien vaya a verla, encuentre una buena película, que les anime y les inspire. Y a quien no cree, que le ayude a hacerse preguntas profundas que de otra manera quizás nunca se habría planteado”.

Compartir