¿Dios permite las posesiones diabólicas? La respuesta te asombrará

El P. Javier Luzón Peña es un exorcista de la Archidiócesis de Madrid y autor del libro “Las seis puertas del enemigo. Experiencias de un exorcista”, donde se explica las diversas acciones del demonio y por qué Dios permite que en ocasiones personas inocentes se vean afectadas por esas influencias o posesiones.

En una entrevista que concedió a la televisión HM Eukmamie, el sacerdote explica que existen varios tipos de posesiones, influencias o infecciones demoníacas sobre cosas, lugares, animales o personas.

“Hay 7 acepciones preternaturales de los demonios contra los seres humanos, de ellas 3 son en contra de animales, plantas y lugares y se llaman infestaciones”, aseveró el exorcista.

En ese sentido recordó una ocasión cuando realizaba una oración de liberación en la que “el Señor me puso en el corazón preguntarle a los demonios, en su nombre, si había algún amuleto. Y me dijeron que sí: la bola de cristal con el dragón negro. Y fue destruida y desapareció la posesión”.

Las cuatro afecciones extraordinarias contra los seres humanos son:

La Vejación; un caso de esto era lo que le sucedía al Santo Cura de Ars, cada que iba un penitente que llevaba mucho tiempo sin confesarse, el demonio en la noche le daba una paliza para que no pudiera levantarse al día siguiente.

La influencia demoníaca; es algo más íntimo, son enfermedades, una ofuscación, inexplicablemente una persona es infiel y queda un amarre, queda atado por otra persona, pero fríamente eso no tiene explicación ninguna y se reza y la persona vuelve en sí.

La obsesión diabólica; es donde el afectado acude al psiquiatra, pero éste reconoce que no tiene que fer con su especialización “Son obsesiones por temas que el médico dice que no entra en su ámbito de competencia”, asegura el exorcista.

La Posesión; es cuando generalmente varios demonios toman posesión del cuerpo de la persona y cuando está en trance (que) no controla. Pero las personas, influenciadas, obsesionadas u oprimidas sufren tanto o más que las poseídas.

¿Por qué Dios lo permite?

No es Dios quien permite esta acción del demonio, muchas veces “es el propio interesado o la familia quien ha autorizado a los demonios a atacar”, por ejemplo cuando acuden o hacen sesiones de espiritismo o asisten con tarotistas o curanderos.

Pero en otras ocasiones la persona es totalmente inocente de la posesión o de la influencia de los demonios.

El sacerdote no apunta el caso de la actriz, Anna Liz Michelle, protagonista de la película “El exorcismo de Emily Rose”, que era una mujer santa, joven, que la Virgen le revela que su Hijo había permitido esta posesión para que diera testimonio en mitad del siglo XX en la Alemania materialista, de la existencia del Espíritu.

“Estas personas que son víctimas, cuando se liberan, el Señor les deja un poder intercesor maravilloso. Como San Pío de Pietrelcina. Cada vez que lo invocaba en las oraciones los demonios se aterrorizaban. Decían: ‘¡El barbas no!’, refiriéndose a San Pío. Le tienen verdadero terror porque él fue muy vejado y el Señor le ha concedido un gran poder de intercesión para liberar a los atribulados por los espíritus”, asegura el P. Luzón.

¿Cómo se vencen?

Según el P. Luzón, “la victoria es la oración dirigida a Dios”, en alguna ocasión al terminar la Misa se estaba rezando por unos enfermos presentes entre los que había una persona poseída.

“La retiramos porque no se debe hacer liberación en público y estuvimos orando. Llevábamos más de una hora y yo estaba agotado. Le dije a la Virgen interiormente ‘échanos una mano y dile a San Miguel que nos ayude’”.

“En un momento vi que la señora levanta el puño. Pensaba q iba contra mí, pero era como si llevara una espada y dijo: ‘Alabado sea el Padre’. Era San Miguel, porque era una voz de hombre, y los demonios no dicen esas cosas, por lo que me di cuenta de que era San Miguel enseñándonos a derrotar a los demonios alabando a Dios”.

El sacerdote explica un método muy sencillo para diferenciar entre las personas que son intercesoras del poder de Dios o tienen carismas concretos por la Gracia de Dios, de aquellos que son curanderos o adivinos y que invocan a los demonios.

Además, el sacerdote explica un método muy sencillo para diferenciar entre las personas que son intercesoras del poder de Dios o tienen carismas concretos, por la Gracia de Dios; de aquellos que son curanderos o adivinos y que invocan a los demonios.

“Es muy fácil diferenciarlos: si cobran no es de Dios y si tienen protagonismo ellos, tampoco. La verdadera persona con carisma de sanación es humilde y no se le ocurre cobrar jamás, y por el ministerio de liberación ningún sacerdote debe aceptar jamás ningún pago por nada”, insiste.

Y para diferenciar entre los espíritus y las almas del purgatorio ya que estas “quieren llamar la atención para reclamar oraciones en su proceso de purificación”.

Comments

comments

Compartir