¿Cómo dañas tu matrimonio viendo pornografía? Te asombrará

El hábito de mirar pornografía les rompe el corazón a su esposa, les hace sentir que han sido traicionadas. Hace que entren dudas a ellas sobre su belleza y su sex-appeal.

Con esto llega una profunda inseguridad en su matrimonio. Les causa ansiedad e incluso depresión a sus esposas, las hace sentir vulgares, fractura la confianza que ellas tienen en ustedes e inmediatamente les hacer perder el respeto que tenían hacia ustedes.

Y puede que ustedes vivan en autoengaño con las mentiras que nuestra cultura les hace creer, como:

  • No estoy lastimando a nadie;
  • No estoy durmiendo con otra persona así que en realidad no estoy siendo infiel;
  • ¿Qué tiene de malo que le añada “picante” a mi vida sexual?;
  • Esto es algo que hago sólo, no afecta a mi esposa;
  • La pornografía en realidad mejora mi vida sexual porque me da ideas de qué puedo hacer en la cama;
  • Soy un hombre adulto y puedo hacer lo que yo quiera, nadie debe entrometerse en mi vida;
  • Está bien si veo pornografía para satisfacer mis necesidades porque mi esposa no quiere tener relaciones tan frecuentemente como yo quiero.
  • Todas estas excusas enmascaran un GRAN problema y mantienen a los esposos atrapados en un terrible hábito que puede convertirse en una completa adicción.

Esposos, si están viendo pornografía, por favor busquen ayuda y DETÉNGANSE inmediatamente. Confiésenle esto a sus esposas. No lo oculten más. Busquen el perdón de Dios y el de sus esposas.

Compartir