Conoce la historia de Bob O’Bill

Conoce la historia de Bob O’Bill

Se encuentra en la línea de división continental de las Montañas Rocosas en el Estado de Montana y es la tercera estatua más grande de Estados Unidos; mide más de 27 metros y pesa 16 toneladas, es conocida como “La Gran Virgen de las Rocosas”, producto de la promesa de un hombre y la fe de un pueblo.

Bob O’Bill, electricista que trabajaba en una de las minas en Butte, región donde se encuentra ahora la estatua de la Virgen, cuando su esposa enfermó gravemente a causa de un cáncer prometió al Señor que levantaría una estatua en honor a la Virgen María si su esposa se curaba. Ante el asombro de los doctores, ella se curó completamente del cáncer y Bob decidió cumplir con su promesa.

En un principio recibió la burla de sus amistades al contarles que haría la estatua en honor a la Virgen, fue alentado por otro quienes le dijeron: “Eso no es bastante por la curación de tu esposa. La estatua tiene que ser la mayor del país y ser visible desde todas partes”.

El primer problema fue el económico, providencialmente, la idea entusiasmó a los pobladores de Butte y decidieron hacer todo lo posible para que se cumpliera la promesa del electricista.

La milagrosa historia detrás de esta estatua gigante de la Virgen

En 1980 iniciaron la construcción de una carretera hacia la cima de la montaña, pero el proceso era muy lento, en ocasiones solo avanzaban 3 metros al día ¡y la carretera debía medía 8 kilómetros! A pesar de las dificultades, familias enteras se comprometieron con el proyecto, mientras los hombres aplanaban terreno o soldaban piezas, las mujeres y los hijos organizaban cenas y rifas para recaudar dinero, para que la promesa fuera cumplida.

Un encargado de dirigir el proyecto, era un hombre de nombre Leroy Lee, un hombre sin experiencia en estos trabajos y con apenas educación escolar, él diseño la estatua de la Virgen en tres partes, las cuales fueron colocadas gracias a la ayuda del helicóptero de la Guardia Nacional.

El 17 de diciembre de 1985, fue puesta la última pieza de la estatua, que se trataba de la cabeza de la Virgen, la ciudad entera se paralizó ante ese tan esperado momento y celebraron el acontecimiento haciendo sonar las campanas de las Iglesias.

Bitte, era una ciudad que estaba casi en la ruina antes de la estatua, pero mejoró notablemente su situación pues la gran imagen de la Virgen atrae a los turistas y ha obligado que los pobladores abran nuevos negocios.