Conoce la colección de cartas escritas del Padre Pío

San Pío da Pieltrecina, nos ha dejado una gran colección de cartas escritas entre 1902 y 1968, el Epistolario, que está dividido en cuatro volúmenes: las Obras Escolares, las Cartas a los Padres Espirituales, las Cartas a los Hijos Espirituales, las Cartas a la Familia.

De ahí tomamos estos consejos espirituales que ayudarán y confortarán nuestro espíritu:

–          Caminemos siempre con paso lento para que tengamos el afecto bueno y determinado, no podemos sino caminar en el bien. (Epist. II, p. 588)

–          Sean como pequeñas abejas espirituales, tu casa tiene que estar llena de dulzura, de paz, de armonía, de humildad y piedad en tu conversación. (Epist. III, p. 563).

–          Mantente firme y constantemente unido a Dios, consagrándole todos tus afectos, todos tus problemas, todo tu ser, esperando pacientemente el regreso del hermoso sol. (Epist. III, p. 670)

–          Quien tiene tiempo no espere tiempo. No postergues para mañana lo que hoy puedes hacer. Escuchemos la voz de nuestra conciencia, la voz del real profeta: si hoy escuchas la voz del Señor, no cierres tus oídos. No interpongamos el tiempo entre instante e instante, que a este no lo poseemos. (TN, in Epist. IV, pag. 877s.)

–          Te ruego, por la mansedumbre de Jesús y por las entrañas de misericordia del Padre celeste, a nunca enfriarte en la vía del bien. (Epist. II, p. 259)

–          Deja también que la naturaleza se vea afectada del sufrimiento, porque no hay nada más natural en esto excepto que el pecado; tu voluntad, con la ayuda divina será siempre superior y el divino amor nunca faltará en tu espíritu, sino descuidas la oración. (Epist. III, p.80)

–          No vayas nunca a acostarte sin antes haber examinado tu conciencia de cómo has pasado tu jornada y no antes de haber dirigido todos tus pensamientos a Dios, seguido del ofrecimiento y consagración de tu persona y de todos los cristianos. (Epist. II, p. 277)

Comments

comments

Compartir