Cambió radicalmente; dejó el rock, las drogas y el exceso (Su testimonio te dará esperanza)

Cambió radicalmente; dejó el rock, las drogas y el exceso (Su testimonio te dará esperanza)

Ricardo Pareja Meseguer, en los años 80 fue de esos jóvenes metidos en el “movimiento punk”, utilizando el famoso corte llamado mohawk, andaba en ambientes de oscuridad, de droga, de pecado.

Su tía, era una mujer devota que rezaba por él constantemente. Por su parte su familia siempre vivía preocupada por él, se preguntaban por si seguía vivo, o por dónde andaba. Pero a él no le importaba nada de esto.

Pero todo cambiaría en una ocasión que un grupo de Neonazis lo golpeó con barras de hierro en la cabeza. La ambulancia logró llevarlo a tiempo al hospital, donde por milagro sobrevivió.

Al mejorar un poco, su tía lo invitó a una convivencia de inicio de curso para catequistas. Después de lo vivido, no vio que tuviera algo que perder al intentar otros estilos de vida.

Ahí encontró con un Cristo personal. Un Dios cercano que comprendía sus fallas y lo invitaba a amar de verdad. Al regresar a su casa, comenzó a asistir a una comunidad neocatecumenal en la parroquia de San Luis Gonzaga, ahí comenzó a luchar por una vida santa.

Dios le tenía otro regalo más. Conoció a una joven llamada Merche con quien tuvo un noviazgo santo, cuando ella entró a la comunidad al que él asistía, decidieron casarse.

Actualmente tienen 9 hijos, y según Ricardo cada uno de ellos ayuda a su matrimonio en su conversión. Todos asisten a la parroquia donde su matrimonio inició. Cada uno de ellos aporta a la comunidad usando los dones que Dios les dio.