AMOROSO – Comentario a la 1a lectura – 8 ENE 2020

Miércoles después de Epifanía

¿EL COMPROMISO “MATA” EL AMOR?

PALABRA.

1ª Carta de S. Juan 4, 11-18. Ayer meditábamos que la consecuencia directa de experimentar espiritualmente el abrazo y el apoyo incondicional de Dios Padre es que seamos capaces de amar al prójimo totalmente, así como lo hizo Cristo.

El amor del que estamos hablando es el amor divino, el amor espiritual; no se trata de la “simpatía”, ni del amor pasional o erótico, que es una forma de querer. San Juan nos habla del amor como ágape o amor de entrega o donación. El apóstol dice que el TEMOR es el principal obstáculo para el amor. Puede haber muchas clases de temor, hoy quiero hablar sobre el miedo al Compromiso.

Algunas personas, al recibir un regalo, piensan que están inmediatamente “obligadas” (como dicen los brasileños) de corresponder esa visita o regalo. Entonces, puede nacer cierto temor,  reserva, o pesar… casi sería como un “castigo”. Esta actitud mata el amor, porque realmente no te estás dejando amar; claro, en el caso de que el detalle o el favor recibido haya sido sincero, y que aquella persona no lo haya hecho “para que le debas un favor”.

Dios nos ha amado entregándonos algo que de ninguna manera podremos pagarle: nos dió a su Hijo, y nos da su Espíritu Santo. ¿Qué pide Dios a cambio? Que nos dejemos amar. Simplemente eso. Y entonces, el compromiso, la respuesta o la responsabilidad que nace no es un “pago” ni un “precio” ni castigo, sino una continuación del amor.

MISTERIO. 

Amar al prójimo es una consecuencia lógica de vivir como Cristo vivió, respaldado por el abrazo constante de Dios padre. Cuando celebras la Santa Misa, Cristo se hace servidor de todos (liturgo, diácono), ofreciéndonos el abrazo total de Dios, que viene a nosotros en la Palabra, en la comunidad, y en el Pan Eucarístico que se comparte fraternalmente. Puedes incluir esto en tu oración: hoy quiero recibirte, Señor, para dejarme amar por ti, y amar a mis hermanos.

VIDA.

El compromiso no nos quita libertad, más bien, es la prueba de que nuestra libertad es real, porque está dando fruto, y no se queda en el mero sentimiento pasajero. Lo que sí esclaviza y castiga (a veces como “auto- castigo”) es cuando nos enganchamos a las “expectativas” que los demás tienen de nosotros (o incluso peor, a las expectativas que NOSOTROS PENSAMOS QUE los demás tienen sobre nosotros). En una reunión entre amigos, alguien dijo una vez: “no quiero hacerles un postre, porque después me van a estar pidiendo que nuevamente se los prepare”. En ese momento, ella se “auto-esclavizó”, no vivió el amor en ese flujo libre y sin temor.

Si quieres saludar, saluda; si quieres abrazar, abraza; si quieres aconsejar, hazlo; si quieres servir a los demás, adelante: pero con libertad, sin esperar que te correspondan. Hazlo como Cristo, para que el mundo perciba lo mucho que Dios ama a la humanidad, y cómo ese amor pasa a través de ti.  Amén.___

¿Cuáles son los tres movimientos o momentos esenciales en una homilía, según el Directorio Homilético (2014)?

PALABRA

El Misterio Pascual de Cristo, proclamado en la Palabra de Dios. Se ilustran las lecturas y las oraciones de la celebración de manera que su significado venga iluminado por la muerte y Resurrección del Señor (Directorio Homilético n. 12)

MISTERIO

El Misterio Pascual se realiza por medio de la Santa Misa; disponernos como comunidad a participar en la Celebración Eucarística (Directorio Homilético n. 13)

VIDA

Sugerir a los miembros de la comunidad, transformados por la Eucaristía, cómo pueden llevar el Evangelio al mundo a través de la existencia cotidiana (Directorio Homilético n. 14)

____

“Homilías Hacia Una Fe Madura”, bajo licencia Creative Commons 4.0 de atribución. Producido por el Pbro. César R. Montijo Rivas (Diócesis de Culiacán), Doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra.

Homilías H1FM se realiza como colaboración para “enlacecatolico.info”, “Fe y Amor Católico”, y Radio María Culiacán 90.3 FM.

Para recibir diariamente estos mensajes por Whatsapp, agrega el siguiente número a tus contactos y envía una solicitud: (+ 52 1) 667 236 42 71