Alma y espíritu ¿Son lo mismo?

Enlace Católico.- Alma y espíritu, ¿Son lo mismo? En el hombre designan lo mismo, no obstante, los dos conceptos tienen matices propios, que a la poste los hacen ser complementarios, para explicarlos no queda otro remedio que acudir a la filosofía.

“Espíritu” significa ser inmaterial, se aplica en primer lugar a los ángeles y a Dios mismo (lo dice explícitamente el Señor: Dios es espíritu: Juan 4, 24), quienes se dice que son espíritus. El hombre no es inmaterial, pero contiene en sí una realidad inmaterial, por lo que no se dice que es espíritu, sino que tiene o contiene un espíritu.

Por otro lado, “alma” hace referencia al principio vital de los seres vivos, para los filósofos hay dos tipos de alma “alma vegetativa” y “alma sensitiva” aplicado respectivamente a plantas y animales. Pero el caso del hombre es especial: su principio vital es un ser espiritual, que como tal pervive cuando el hombre muere, en el hombre alma y espíritu coinciden como una sola realidad.

“Espíritu” permite entender mejor que la naturaleza del alma humana es la de un ser espiritual, no solo el principio vital de un animal, lo cual, además explica la inmortalidad del alma humana. Aun siendo un ser espiritual, el alma humana, a diferencia de los ángeles, está incompleta sin el cuerpo al que anima.

Hablar de “alma” permite entender que el ser humano no es un espíritu encerrado en un alma, como si cuerpo  y alma fuera dos ser distintos, uno material y el otro espiritual. El espíritu humano también es el alma del ser humano, o sea, su principio vital, de forma que cuerpo y alma forman un solo ser.

Aunque signifiquen la misma realidad, las dos nociones se esclarecen mutuamente, precisando su significado concreto en el ser humano.

Comments

comments

Compartir