El 7 de marzo la Iglesia celebra a dos mujeres aguerridas y mártires de la fe (Conoce su historia)

Santa Perpetua antes de morir junto a su amiga Santa Felicidad mencionó: “Permaneced firmes en la fe y guardad la caridad entre vosotros; no dejéis que los sufrimientos se conviertan en piedra de escándalo”. A continuación les damos a conocer la valentía con que estas mujeres aguerridas se convirtieron en mártires y cuya fiesta es cada 7 de marzo.

Según las actas de estas santas, el día de su martirio fueron arrojadas a una salvaje vaca, la que atacó primero a Perpetua; quien se sentó inmediatamente y se arregló la túnica y los cabellos para que la gente no cayera que tenía miedo. Después se acercó a Felicidad que estaba en tierra.

La gente gritó que con eso bastaba, los guardias las sacaron por la puerta de los gladiadores victoriosos. Perpetua despertó de una especia de éxtasis y preguntó si ya pronto se enfrentaría a las fieras. Cuando le contaron lo que había acontecido, la santa no lo podía creer.

La multitud pidió que las mártires comparecieran de nuevo, después de que las santas se dieron un beso de la paz, Felicidad fue decapitada por los gladiadores.

El verdugo de Perpetua estaba nervioso, tanto que erró el primer golpe, después Perpetua tendió el cuello ella misma, así murió también por la fe. También ese día murieron otros valerosos mártires.