4 formas con las que puedes arruinar las conversaciones en tu matrimonio

Una comunicación saludable dentro del matrimonio es parte ESENCIAL mantenerlo fuerte fuerte, sin embargo muchas parejas luchan con esto día tras días.

Entonces, ¿Qué hace que nuestras conversaciones con nuestro cónyuge, vayan en picada y cómo podemos cambiar las cosas?

Te comparto a continuación 4 motivos por las cuales las conversaciones pueden arruinarse dentro del matrimonio:

1.- Ser un mal oyente.

He sido culpable de esto más veces de las que me gustaría admitir. Hay veces cuando nuestro cónyuge quiere hablar sobre algo, pero nosotros no tenemos ganas de hablar sobre eso en el momento.

Entonces, en vez de decirle cómo nos sentimos verdaderamente (u ofrecerle nuestra escucha), terminamos escuchando con poco entusiasmo, mientras pensamos en otras cosas.

Algunas veces, solo oímos parte de lo que nuestro cónyuge está tratando de decir, y nos perdemos el panorama general, porque estamos pensando todo el tiempo en nuestra propia respuesta.  Esto solo conduce a más frustración, y en última instancia, se termina la conversación.

En cambio, tenemos que darle a nuestro cónyuge nuestra mejor atención al mirarlo a los ojos y escucharlo sin distracciones o pensamientos dispersos.

Esto nos permitirá realmente escuchar lo que nuestro cónyuge tiene que decir, y nos permitirá cultivar una conexión más cercana y un mejor entendimiento entre nosotros.

2.- Criticar lo que tu cónyuge tiene que decir.

Es doloroso verlo en acción, incluso he visto como la crítica continua terminando muchos matrimonios. No creo que alguna pareja de casados trate de caer en esta dinámica negativa. Sucede paso a paso, y tiene su origen en el orgullo.

La crítica puede adoptar una variedad de formas, desde agresividad pasiva hasta una abrupta e incluso severa franqueza. Y, ambos enfoques llevan la misma cantidad de ponzoña.

Un cónyuge crítico, frecuentemente siente la necesidad de corregircasi todo lo que el otro dice. O, siente la necesidad de tener la ventaja en cualquier cosa que su cónyuge diga y haga, y el cónyuge crítico está listo para señalarlo todas las veces.

Si hay un error o falla de cualquier clase, el cónyuge crítico se lo hará saber, en público o en privado. Y, poco a poco, el cónyuge sujeto de las críticas se sentirá tan irrespetado y poco amado, que su relación se romperá.

En vez de este enfoque negativo, necesitamos resistir ser críticos con nuestra pareja.

Tanto como sea posible, necesitamos pasar por alto las cosas pequeñas que nos irritan. Si nuestro cónyuge hace algo malo o necesitamos mostrarle algo, entonces por todos los medios, hagámoslo con discrepción.

No obstante, necesitamos acercarnos a nuestra pareja de la forma más respetuosa y positiva que podamos, de manera que mantengamos nuestra relación fuerte.

3.- Responder con palabras acusadoras como “Tú NUNCA” o “Tú SIEMPRE”.

Estas palabras conducirán a una pelea. Se dicen muy a menudo de manera despectiva, por consiguiente, raramente ayudan a la conversación.

Un cónyuge puede decir, “Tú NUNCA me escuchas”, después el otro puede decir, “Bien, tú SIEMPRE dices las mismas cosas, así que ¿por qué debo…?” – y así sucesivamente. Esto puede llegar a ser enloquecedor e hiriente.

Estas palabras no son inherentemente malas. Depende de cómo las usemos.

En su lugar, usa palabras de forma positiva al decir cosas como:

“Tú SIEMPRE sabes cómo iluminar mi día”,

“Tú NUNCA te rindes, y me encanta eso de ti”

Lo anterior hará que nuestro cónyuge se sienta muy bien, y definitivamente mantendrá la conversación fluyendo en la dirección correcta.

4.- Usar respuestas como “Bien” o “Lo que sea” o “Está bien”.

Si somos honestos, estas palabras las usamos para terminar conversaciones – no para mantenerlas. A menudo las decimos cuando no sabemos qué más decir, o simplemente estamos tan cansados como para que se nos ocurra una buena respuesta en el momento.

En lugar de apagar las cosas, necesitamos ofrecer a nuestro cónyuge una respuesta más consciente. Esto es más fácil decirlo que hacerlo, pero vale la pena el tiempo y el esfuerzo.

Gracias por leerme, responder y compartir este artículo.

 

Adaptación, traducción por Hannia Isaza para PildorasdeFe.net, del artículo publicado en: Ashley Willis´s Blog, autor: Ashley Willis