10 razones bíblicas para rezar el Santo Rosario y enamorarse de el

Por Qriswell Quero | Con aportes de: Padre Pedro Pablo Trejo

Un oración que tenga profundas raíces bíblicas, es el Santo Rosario, su poder es inmenso. Razones bíblicas para rezar el Rosario

El Santo Rosario es considerado una oración perfecta porque dentro de ella se encuentra la impresionante historia de nuestra salvación. Con el Rosario en realidad meditamos los misterios de la alegría, de la tristeza y de la gloria de Jesús y María.

El Rosario es una oración sencilla, tan humilde como María. Es una oración que todos podemos decir junto con Ella, la Madre de Dios. Ella une Su oración a la nuestra.

En cada aparición, la Madre celestial nos ha invitado a recitar el Rosario como una poderosa arma contra el mal, para llevarnos a la verdadera paz.

Razones bíblicas para rezar el Santo Rosario

Con tu oración hecha junto con Tu Madre celestial, puedes obtener el gran don de provocar un cambio de corazones y de conversión. Cada día, por medio de la oración, puedes alejar de ti y de tu nación muchos peligros y muchos males.

El Rosario y la Biblia

«Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre… Alégrate llena de gracia el Señor es contigo», (Lucas 1,28)

1. Entendiendo el Rosario

Para entender la devoción mariana y en especial el Santo Rosario, es necesario el estudio de la Biblia. Si hay una oración que tenga profundas raíces bíblicas, esa es precisamente el Rosario.

Sin embargo, hay algunos hermanos cristianos que ignoran lo que la Biblia dice del Rosario y por eso lo consideran como una oración repetitiva, monótona y aburrida.

2. Aquí tienes 3 razones bíblicas para rezar el rosario

Dios Padre envía al Ángel Gabriel a saludar a la Madre de su Hijo:

«Dios te salve, llena de gracia, el Señor está contigo». (Lee Lucas 1,28)

Si los siervos de Dios en el cielo deben saludar así a María, ¿los siervos de Dios en la tierra no debemos hacer lo mismo?

El Espíritu Santo inspiró alabar a María y a Jesús:

«Isabel se llenó del Espíritu Santo y clamó con fuerte voz: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre». (Lucas 1,48)

Si a ti el Espíritu no te inspira alabar así a María, ¿qué espíritu será ese? (Lee 1 Juan 4,1)

Jesús nos recomienda orar sin intermisión

Lee: Lucas 18,1. Es verdad que este mandato se cumple con cualquier oración, pero el Rosario facilita su cumplimiento.

Por tanto, el que reza el Rosario obedece al mandato del Padre, a la recomendación del Hijo y a la inspiración del Espíritu Santo….

3. El Rosario es una síntesis de los Salmos

Los salmos de la Biblia son 150, por eso el Rosario se compone de 150 avemarías.

El Rosario es la salmodia de los seglares, de la gente ocupada, de los pobres y los ricos, de los sabios y los ignorantes que quieren cumplir con el mandato de alabar a Dios en todo momento con salmos y cánticos inspirados. (Lee: Colosenses 3,16)

…Rezar el Rosario es no sólo obedecer lo que la Biblia manda, sino rezar como la Biblia enseña….

4. ¿Vana palabrería como acusan algunos?

Jesucristo dijo: «Al orar, no hágan mucho como los gentiles, que se figuran que por su palabrería van a ser escuchados». (Lee Mateo 6,7)

Pero ¿acaso es vana palabrería el «Padre Nuestro» que rezamos antes de cada decena? ¿Acaso es vana palabrería dar «Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo»?

¿Acaso es vana palabrería el avemaría que repite incesantemente: «Bendito el fruto de tu vientre, Jesús»?

¿Acaso fue vana palabrería la oración que Jesús repitió 3 veces en el Getsemaní?

«Nuevamente se alejó de ellos y oró por tercera vez, repitiendo las mismas palabras» (Mateo 26,44)

¿Acaso los Querubines que repiten sin cesar las mismas palabras adorando a Dios utilizan también vana palabrería?

«Cada uno de los cuatro Seres Vivientes tenía seis alas y estaba lleno de ojos por dentro y por fuera. Y repetían sin cesar, día y noche: «Santo, santo, santo es el Señor Dios, el Todopoderoso, el que era, el que es y el que viene» (Apocalipsis 4,8)

5. El Rosario es una meditación de la vida de Jesús en el Evangelio

El Evangelio es el relato de la vida y obras de Cristo Jesús. El Rosario es la contemplación de esos misterios.

«Por eso precisamente los misterios del Rosario se comparan a las ventanas a través de las cuales podéis dirigir y sumergir la mirada hacia el mundo de Dios.» (Mensaje de Juan Pablo II 25-IV-87)

El Rosario nos ayuda a ver a Jesús con los ojos de María y a guardar sus enseñanzas en nuestro corazón.

6. ¿Qué enseña la Iglesia del Rosario?

El Rosario es de carácter netamente evangélico. Es del Evangelio de donde el Rosario extrae el enunciado de los misterios y sus fórmulas principales.

Es en el Evangelio donde se inspira para sugerir, motivado por el gozoso saludo del Ángel y del religioso consentimiento de la Virgen, la actitud con que el fiel debe recitarlo; toma del Evangelio, y mientras se suceden armoniosamente las Ave Marías, presenta un misterio fundamental (la encarnación del Verbo) contemplado en el momento decisivo del anuncio hecho a María.

El Rosario es pues una oración evangélica… El Rosario es una meditación ordenada de los eventos salvíficos realizados en Cristo.

Su división en tres partes (nacimiento, pasión y resurrección) refleja el anuncio primitivo de la fe, y del misterio de Cristo: humillación, muerte y exaltación. (Lee: Filipenses 2,6-11 y «Marialis Cultus» 44-45.)

El Rosario no es decir palabras sin sentido, sino que es una meditación de los misterios de Nuestro Señor. Por eso dijo el poeta:

Rezar el santo Rosario no es sólo hacer memoria del gozo, el dolor, la gloria de Nazaret al Calvario. Es el fiel itinerario de una realidad vivida y quedar entretejida siguiendo al Cristo gozoso, crucificado y glorioso en el Rosario la vida…

7. ¿El Rosario es una Oración Repetitiva?

Efectivamente es repetitiva, pero como lo explicamos anteriormente esto no es ningún defecto, sino que es la característica del gozo de la oración.

Gozo como el que Isabel sintió, que a gran voz proclama: «Bendita tú entre las mujeres».

Gozo como el de los Ángeles, que repetían insistentemente: «Gloria a Dios en las alturas.»

Es intimar profundamente con Dios Padre, como lo hizo Jesús en Getsemaní que repetía siempre las mismas palabras en su oración. Por eso los salmos de gozo son repetitivos. [Lee: Salmo 136 (135)]

8. ¿Se alaba 10 veces a María y 1 sóla a Jesús?

Eso es falso porque cada avemaría es también una alabanza al «Bendito sea el fruto de tu vientre, Jesús».

9. El Rosario es un ramo de rosas.

Ninguna mujer se queja por que su novio le lleva «25 rosas repetidas» por que no son 25 rosas repetidas, sino un ramo de rosas.

El Rosario es un ramo de flores espirituales para la Madre de Jesús. A las mujeres les gustan las rosas y a la Virgen le gusta el Rosario.

10. San Juan Pablo y el Rosario

«Sabéis que es necesario rezar y debéis hacerlo meditando y recordando lo que Jesús ha hecho y sufrido por nosotros: los misterios de su infancia, de su pasión y su muerte, y de su resurrección gloriosa. Recitando vuestro misterio o decena, seguís la inspiración del Espíritu Santo que, instruyéndolos interiormente os lleva a imitar más de cerca a Jesús, haciéndonos rezar con María, y sobre todo, como María».

El Rosario es por tanto una oración cristológica por que es una meditación en los misterios de la vida de Jesús….

Compartir