​Visita pastoral de Mons. Ocáriz Prelado del Opus Dei a Nápoles

El prelado del Opus Dei viajó el sábado a Nápoles, donde estuvo con fieles del Opus Dei y amigos. También acudieron a estar con él personas de Calabria y Puglia.

Como es habitual en sus viajes de catequesis, Mons. Fernando Ocáriz escuchó a quienes le contaban anécdotas de su vida laboral o familiar, y respondió a las preguntas de aquellos que le solicitaban consejo.

Por ejemplo, uno le preguntó: “¿Cómo ayudar a un amigo para acercarse a Dios?”. El prelado le respondió que “en general, para ayudar a la gente tenemos que rezar más. A veces nos preguntamos qué puede faltar a esta o aquella persona, qué más podríamos hacer por ellos. Y la respuesta es casi siempre la misma: recemos más”.

Una señora contó que tiene dificultades para conciliar su vida de trabajo fuera de su casa y el cuidado de la familia. Mons. Ocáriz dijo que “es un problema que encuentran todas las personas que tienen muchas cosas que hacer, pero hay que aceptar que no siempre podremos hacer todo lo que nos gustaría”.

“Puede ayudar –continuó el prelado– establecerse una jerarquía de prioridades: la familia, en general, suele ser más importante, aunque el trabajo es también necesario. Por eso, hace falta darse un orden: cuando nuestro día está ordenado, encontramos tiempo para hacer más cosas. Es como hacer una maleta: si uno mete las prendas sin cuidado, caben pocas cosas. Por eso, orden con flexibilidad”.

En una tertulia celebrada en la residenza Monterone.En una tertulia celebrada en la residenza Monterone.

Un joven planteó cómo acercar a los amigos a la fe usando las redes sociales. El prelado señaló que san Josemaría hablaba del “apostolado epistolar”. Aunque hoy ya no se envían cartas, Whatsapp o el correo electrónico pueden ser herramientas muy útiles para mantener el contacto con los amigos: preguntar cómo están, pedir oraciones, felicitar en los aniversarios, etcétera.

Con una de las familias que acudieron a saludarlo.Con una de las familias que acudieron a saludarlo.

“Cuando hay afecto sincero entre amigos, la amistad será siempre profunda, real”.

Compartir